martes, 31 de mayo de 2011

El trabajo está ahí fuera (Movilidad Internacional)


La búsqueda de un empleo más allá de las fronteras nacionales se ha convertido en una necesidad para los profesionales que quieran desarrollar su carrera. El Norte y Centro de Europa ofrece múltiples posibilidades, especialmente en el sector tecnológico y medioambiental.
El profesional español tiene dos opciones para desarrollar su carrera. Una consiste en buscar un empleo en España, donde el panorama laboral no es nada alentador, con cinco millones de desempleados y escasas ofertas de trabajo. La otra implica el traslado a un país con posibilidades de colocación. La primera alternativa es cómoda, pero puede que la persona consiga un trabajo inferior a su cualificación o que la oferta de sus sueños no llegue nunca. Sin embargo, salir de España augura un futuro prometedor con amplias perspectivas de desarrollo y, sobre todo, puede llevar consigo el hecho de trabajar en lo que uno desea. La parte menos buena consiste en empezar de cero en otro país, con distinta cultura y modo de trabajar.
Éste es el gran reto de los trabajadores nacionales: abandonar las reticencias y ver con buenos ojos una oferta de empleo fuera de las fronteras españolas. Una actitud que está calando, especialmente en las generaciones más jóvenes, y que favorece una cultura de movilidad que antes no cuajaba. El 42% de los trabajadores estaría dispuesto a cambiar de país para encontrar un empleo, de acuerdo con un estudio sobre movilidad internacional elaborado por Randstad. De ellos, los trabajadores de entre 25 y 34 años son los más decididos a iniciar una vida laboral en el extranjero. Javier Cantera, presidente de Grupo BLC, quien participó en las Jornadas de Empleo organizada por la Escuela de Organización Industrial (EOI), afirma que “es una necesidad para toda persona que busque un empleo pensar más allá de España. Aquí no hay buenas oportunidades”.
Antes de embarcarse en esta aventura, no obstante, hay que tener en cuenta dónde está el empleo –qué sectores y qué países poseen las mejores perspectivas laborales–, y cómo va a afectar a la carrera profesional. Respecto a esto último, Cantera explica que “la movilidad es un factor básico en el desarrollo de carrera, que tiene que formar parte de la vida laboral de un trabajador”. Este experto considera que trabajar en otro país no tiene por qué ser algo definitivo y reconoce que “el reto futuro de España será atraer el talento que se ha ido”.
La experiencia y las habilidades adquiridas durante la estancia en el extranjero son muy valoradas por las compañías, que demandan cada vez más profesionales con una trayectoria internacional.
María Alvez, directora de desarrollo de talento de Vodafone y ponente en las jornadas de la EOI, explica que “buscamos personas polivalentes, a las que no les dé miedo salir fuera de España. Entre dos candidatos que luchen por un puesto de trabajo, la balanza se inclinará hacia aquel que haya trabajado en el extranjero”. El conocimiento de otras culturas y modos de trabajar, la flexibilidad, la gestión de equipos diversos, la capacidad de adaptación y el dominio de varios idiomas se han convertido en competencias básicas para los profesionales, tanto para conseguir un trabajo como para aumentar su empleabilidad. Y el modo de conseguirlo implica trabajar fuera de las fronteras nacionales.
A la hora de elegir el nuevo entorno laboral se debe atender a los sectores en auge y a los perfiles que demanda cada país. Alemania, con un alto déficit de ingenieros, se ha convertido en una especie de paraíso para ellos. Este Estado necesita 117.000 trabajadores altamente cualificados y especializados en Matemáticas, Informática, Ciencias Naturales y con formación técnica, de acuerdo con un reciente estudio del Instituto de la Economía Alemana. Además, el presidente de Grupo BLC indica que las nuevas tecnologías tienen y tendrán un gran desarrollo en Alemania.
Cantera también indica que en el Norte de Europa serán necesarios perfiles especializados en el ámbito del cuidado de personas; mientras que los relacionados con la gestión medioambiental serán demandados en el Centro del Viejo Continente.
De forma más concreta, y de acuerdo con las estimaciones de Randstad, en el campo de la sanidad serán requeridos 7.600 perfiles de alta cualificación en Alemania; 2.900 en Bélgica, y 200 en Francia. En cuanto al sector financiero, 11.800 profesionales son necesarios en territorio germano; 2.800 en Bélgica, y 28.000 en el país galo. Por otro lado, Reino Unido necesitará cubrir 21.600 vacantes en el ámbito de atención de personas.
Fuente: Expansión

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada