jueves, 28 de noviembre de 2013

La ‘generación perdida’ también encuentra nuevas oportunidades

Salir fuera de España, emprender tu propia empresa e invertir en una formación de alto nivel son algunas de las opciones que barajan los más jóvenes. Una generación que aún no está perdida.

La crisis y la transformación del mercado de trabajo les ha pillado casi en pañales. Los jóvenes recién graduados forman parte de una de las generaciones mejor preparadas pero se les conoce como la generación perdida. Las cifras no engañan: la tasa de paro juvenil alcanzó el 56,5% en España el mes de octubre frente al 23,3% que se registra, de media, en el conjunto de la Unión Europea y del 7,7% de Alemania. De esta situación que, a priori, no merece ningún optimismo, se puede sacar, sin embargo, una lectura positiva porque ahora los jóvenes están más preocupados por obtener una mejor formación más orientada al mundo empresarial. Además, muchos de ellos se plantean el emprendimiento como una salida profesional real y no son pocos los que han optado por probar suerte laboral en otro país.
He aquí tres de las alternativas que se les plantean:


Formación de alto nivel
Emilio Jiménez, director de IEDE Business School-Universidad Europea, asegura que todas las carreras siguen teniendo oportunidades laborales, "lo que pasa es que, quizá ahora, con la situación económica que padecemos, hay titulaciones que tienen más posibilidades que otras. Sobre todo las que tienen que ver con tecnologías de la información. Pero también las carreras relacionadas con las ciencias sociales, como administración de empresas o relaciones internacionales cuentan con una gran demanda. En general, todas tienen salidas siempre y cuando las adaptemos al momento actual". Sea cual sea el grado que elijas, lo cierto es que a mayor formación cualificada mayores son las oportunidades de encontrar un empleo. Àngels Fitó, directora de los Estudios de Economía y Empresa de la UOC, recuerda que "son precisamente las personas con titulación universitaria las que tienen más opciones de acceder a puestos de trabajo cualificado". Jiménez es de la misma opinión, que defiende con estadísticas: "Ahora mismo la tasa de paro en España está, aproximadamente, en el 27%, el índice de desempleo en aquellas personas que tienen un posgrado o un máster se sitúa en el 7%, y la tasa de paro de aquellos que tienen un doctorado es del 3%".
Salir fuera
Desde que comenzara la crisis, el número de jóvenes españoles que ha decidido poner tierra de por medio y buscar su futuro laboral lejos de nuestras fronteras ha aumentado un 41%. Según datos del Instituto Nacional de Estadística (INE), en 2012 España fue por tercer año consecutivo un país emisor de emigrantes: se fueron 476.748 personas, de las que 59.724 eran españolas. Entre éstos últimos, 7.808 tenían entre 20 y 29 años, cifra que casi se duplica si se suman aquellos con edades entre los 30 y los 34. No sólo eso. Según una encuesta elaborada por Randstad, el 65% de los jóvenes de entre 18 y 24 años estaría dispuesto a emigrar por un trabajo. Pero es importante preparar bien el viaje antes de lanzarse a la aventura: Elegir bien el país de destino; tener en cuenta la barrera del idioma; tus conocimientos y tus habilidades. Los expertos recomiendan iniciar la búsqueda de empleo desde España a través de foros de expatriados, embajadas y portales de empleo. También, aconsejan que, si se domina algo la lengua de Shakespeare se decidan por algún destino anglosajón porque esa experiencia les abrirá muchos mercados. Si no es así, una buena opción es Latinoamérica. De todas maneras, la mayoría de los que salen de España se decantan por Europa por la libertad de movimiento, la moneda común y la estandarización de los títulos académicos.
Emprender
Tomar las riendas de tu futuro profesional de manos de un negocio propio es una opción cada vez más elegida. No es un camino fácil. Lo primero es contar con una idea innovadora que cubra una necesidad aún no resuelta; después es imprescindible elaborar un plan de negocio en el que queden claros los objetivos que quiere alcanzar la empresa y cómo lo hará; contar con un buen equipo es esencial; y encontrar financiación, que es uno de los principales retos. Emprender desde cero es un desafío. Poner en marcha un negocio en franquicia es otra opción más segura. Pedro Ríos, socio del área de outsourcing de BDO, cree que una de las ventajas de decidirse por esta vía es que "en el corto o medio plazo sabes que vas a tener éxito porque estás montando un negocio que ya está contrastado en el mercado. Lo que tienes que elegir bien es la ubicación y las personas que vas a emplear".
Fuente: Expansión

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada