viernes, 17 de junio de 2011

Cómo hacer un videocurrículo

 Es el más moderno y rápido modo de promocionarse laboralmente
Ventajas frente al modelo tradicional

Un videocurrículo es una nueva herramienta digital a la que pueden sacar mucho partido tanto las personas que buscan un empleo como quienes desean cambiar de trabajo. A priori, es una forma rápida de destacar frente al resto de las candidaturas, debido a que no es un recurso muy generalizado. Los expertos aconsejan utilizarlo como un medio opcional o complementario al currículo tradicional ya que el papel, si bien más frío, puede recoger un gran número de datos de interés que resultaría muy difícil reflejar en un vídeo. Lo mejor es tener el vídeo preparado y ofrecerlo como una información añadida.
Este nuevo método para presentar la candidatura a un trabajo tiene, sin embargo, ciertas ventajas frente al clásico:
  • La primera selección. Su principal ventaja es permitir a una empresa hacer la primera criba de candidatos, "porque este método aporta una información que, con el sistema tradicional, sólo resulta posible obtener mediante una entrevista directa y cara a cara con el aspirante", indica Pablo Maldonado, gerente de "Videocurrículum Digital".
  • Mejora las habilidades del candidato. Durante la preparación del vídeo, el candidato realiza un proceso de reflexión sobre una serie de habilidades que le serán de utilidad para la grabación; sobre todo, la capacidad de comunicar y la templanza para posar frente a una cámara. El resultado final es una persona que posee más conocimientos, experiencia y seguridad para afrontar, por ejemplo, la futura entrevista de trabajo.
Se aconseja utilizar los currículos en vídeo como un medio complementario al tradicional
  • Menos engaños. Mediante el videocurrículo se reduce de manera considerable el número de engaños y de malos entendidos, como destaca Fernando Tellado, también experto en la materia. Por ejemplo, si el solicitante dice hablar en inglés a la perfección, en la grabación tendrá que demostrarlo. En su opinión, es un formato muy adecuado para añadir a un perfil profesional, "aunque también sería interesante la versión inversa: que las empresas grabasen en vídeo sus perfiles, una información muy útil para que los candidatos en tres minutos conozcan mejor a una compañía".
  • Facilidad de búsqueda. Las empresas especializadas en la grabación de videocurrículos suelen colgar en sus webs todos los vídeos, junto a las fichas de los candidatos perfectamente clasificadas por su formación, experiencia y otras variables destacables. Este sistema cuenta con un motor de búsqueda con criba que, según los expertos, facilita el trabajo de selección de los Departamentos de Recursos Humanos.
PROFESIONES
El videocurrículo es un recurso tan novedoso que apenas se ha utilizado hasta la fecha, pero tiene grandes posibilidades de futuro. Contrariamente a lo que podría pensarse, no sólo el sector privado está haciendo uso de este método, sino que ciertos organismos y administraciones públicas también lo están potenciando. Así, hay portales de empleo de algunos ayuntamientos y universidades que llevan utilizando el videocurrículo desde hace más de un año, y con gran éxito. La Junta de Andalucía, por ejemplo, está implantando cabinas en algunas oficinas del Servicio Andaluz de Empleo, en donde el usuario puede grabar su propio vídeo que después cuelga en una bolsa de trabajo virtual.
Este currículo no está limitado a profesiones o sectores económicos específicos. Aunque hay quien puede pensar que es una práctica con más aceptación en las profesiones y sectores relacionados con el mundo de Internet y las nuevas tecnologías, la realidad es que realizan vídeos todo tipo de profesionales. Los más demandados por las empresas empleadoras, hasta ahora, son los de los trabajadores relacionados con los idiomas, la atención al público y la venta. Es decir, profesiones clásicas unidas por un denominador común: la necesidad de comunicarse con otras personas. Con respecto a la edad, el tipo de candidato que más lo emplea es el profesional mayor de 35 años.
Fabricar el mejor videocurrículum

No es preciso ser Steven Spielberg para elaborar un buen vídeo. La persona que quiera intentarlo tiene dos opciones: una de ellas es ponerse en manos de expertos; una empresa especializada puede cobrar por este servicio entre 40 y 90 euros, dependiendo de si el candidato se desplaza a las instalaciones de la empresa, si desea que su videocurrículo sea editado con material extra para enriquecer su perfil (por ejemplo, si es diseñador con algunos de sus trabajos), si prefiere elaborarlo en distintos idiomas, etc. La segunda posibilidad es que lo grabe el propio candidato. En ambos casos, se recomienda que el lugar donde se realice la grabación tenga una buena luz e insonorización idónea.
Algunas reglas de oro a la hora de realizar un currículo en vídeo son reflejar las cualidades de la forma más positiva y asertiva posible, además de ser natural. En cuanto a la estructura del contenido, debe constar de tres partes básicas: la presentación (donde hablar de la formación), la narración de la experiencia previa en otras empresas, y el cierre (donde se deben reflejar los valores y pretensiones profesionales). Es recomendable que cada parte dure cerca de 20 segundos, sumando un total de un minuto.
El vídeo, que debe incluir datos sobre formación, experiencia y expectativas, no debe superar el minuto de duración
Tanto si se decide optar por la grabación "casera" como si se deja en manos de profesionales, Fernando Tellado señala unas sencillas reglas que debe tener en cuenta todo candidato:
  • El aspecto físico: es importante mostrar en el vídeo la mejor sonrisa, sobre todo en el inicio. No hay que olvidar que la primera impresión es la que, al final, suele perdurar. Hay que evitar una seriedad excesiva, y se debe mirar directamente a la cámara, así como vestir de modo adecuado.
  • La dicción: en un videocurrículo el candidato se dirige de forma directa al destinatario del mensaje, como si le hablara de frente. Un recurso conveniente es preparar el "discurso" como si de una presentación ante una audiencia se tratara, y nunca improvisar. Lo mejor es elaborar un guión y practicarlo grabándolo varias veces hasta que la conversación con la cámara suene natural. Es importante que lo evalúe otra persona, y es aconsejable mostrar el vídeo a un amigo o un familiar antes de editarlo.
  • La postura: lo mejor es grabar el vídeo sentado, en una silla recta (que no se vea) y mostrando sólo la parte superior del tronco. Hay que procurar estar en una posición relajada pero firme. En cuanto a la posición de la cámara, lo mejor es que esté un poco por debajo de la cara (que mire hacia arriba), y tan cerca como para que capte a la persona de pecho para arriba sin desenfocarla.
  • El contenido: se ha de aprovechar este canal directo con el interlocutor y mostrarse natural, agradable y directo. Hay que presentarse con el nombre completo, ir al grano y hablar directamente a la cámara con lenguaje directo y personal, pero evitando coletillas y excesiva familiaridad. La clave está en ser ameno, "pero sin pasarse", según los expertos. La estructura del contenido debe ser la misma que en un currículo de papel, pero tratando de no dar fechas. Si se considera oportuno incluirlas, mejor decir los años o meses que duró la experiencia laboral o la formación, en lugar de dar fechas.
  • El cierre: conviene despedirse ofreciendo un número de teléfono de contacto, correo electrónico y blog, si se tiene. En estos casos, se pueden incluir los datos en un texto superpuesto.
CARACTERÍSTICAS TÉCNICAS
Los expertos aconsejan que el formato de un videocurrículo sea ligero para darle fácil movilidad a través de la red o para que la descarga desde una web se haga con rapidez. Eso sí, sin renunciar a la calidad de sonido e imagen, ya que los defectos harían inútil el trabajo. Hay que estar seguro, además, de que el archivo de vídeo sea reconocible por los sistemas donde éste puede ser visto (tanto ordenadores PC como Mac).
Los formatos más utilizados son Windows Media Video y Flash, con un peso que oscila entre 1,5 MB y 6 MB, pues son los requisitos que exigen habitualmente los portales de empleo y con motor de búsqueda a la hora de colgar un vídeo. Pablo Maldonado recomienda no alojar videocurrículos en portales públicos (tipo "Youtube", el más conocido y utilizado) debido a que los vídeos puedan ser exportados a otros contextos y ser objeto de manipulación.
Fuente: Consumer

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada