domingo, 19 de junio de 2011

Consejos para redactar Cartas de Presentación


Definición y estructura de una carta de presentación
Si valoras como mejor opción acompañar tu candidatura de una carta que permita explicar tu recorrido profesional, especialmente si tu CV no coincide del todo con el perfil descrito en el anuncio, adelante!.
En ciertos casos, efectivamente, adjuntar una carta de presentación resulta una buena opción; ésta debe ser un documento independiente pero respetando la forma y el estilo del CV. Inclúyela en el documento que contiene tu CV antes de enviarlo.
A la hora de redactar la carta debes intentar ponerte en el papel de vendedor; identifica previamente las necesidades de tu cliente (la empresa) y, teniendo el mente el anuncio, debes demostrarles que el producto (tú) corresponde perfectamente a sus necesidades.
Recuerda citar en ella la referencia o la procedencia del anuncio, debes retomar cuidadosamente y punto por punto los elementos del perfil buscado y eventualmente de la misión, ilustrando con ejemplos la adecuación de tu trayectoria a las necesidades de la empresa. No tengas reparos en citar literalmente ciertas palabras clave del anuncio, con el fin de convertirte, clara e innegablemente en un candidato interesante.
Una pequeña astucia consiste en recordar la siguiente regla básica en la redacción de una carta de presentación:
CONCRETO + PRECISO = CONCISO
Esta ecuación te permitirá acordarte de los tres elementos que han de guiarte al éxito: la carta debe ser breve y estar bien construida, de presentación agradable y hacer referencia a la solidez de las competencias que innegablemente posees.
Si tu carta responde a estos tres criterios, es que ésta te está presentando a la perfección.
Hay múltiples formas de redactarla y de presentarla, y no hay métodos correctos o incorrectos, simplemente debes tomarla como lo que es: tu presentación al seleccionador. En ella tienes la oportunidad de darte a conocer, de resaltar aquellos aspectos de tu CV que creas que pueden favorecer tu candidatura o que simplemente desees resaltar. A continuación exponemos una serie de consejos para redactarla que creemos que facilitan la lectura dando relieve a lo importante, y que tú puedes seguir o no, recuerda que lo importante es que te refleje a ti.
La carta debe estar compuesta de tres o cuatro párrafos a lo sumo. En el primero preséntate, explica brevemente quién eres, qué has hecho hasta el momento y qué buscas. En el segundo párrafo debes intentar que el seleccionador vea que conoces el puesto, la empresa y que eres la persona que necesita. Para ello es necesario que te informes previamente, pero damos por hecho que si optas al puesto es porque te has informado bien antes de decidirte a presentar tu candidatura. El tercer párrafo debes escribirlo bajo la consigna de "qué puedo ofrecer", cita aquellas competencias que posees y que aportan valor al desempeño del puesto de trabajo al que optas. Finalmente despide la carta de forma cordial, solicitando una entrevista personal en la que puedas argumentar más ampliamente aquello que has expuesto. Anexa el CV, y si lo deseas, puedes adjuntar con tu carta de presentación referencias y documentos que sean de interés. No olvides nunca escribir tu nombre y apellidos al final del texto al igual que poner tu firma.
Escribe la carta en un papel blanco en formato A4, usa tinta azul o negra y NO HAGAS FALTAS DE ORTOGRAFÍA; no debería ocupar más de una página, pero si te resulta imposible acotarla, nunca escribas en el reverso de la hoja. Puedes hacerla a mano o en el ordenador. Hay empresas que piden la carta a mano porque entre sus valoraciones de las candidaturas se hallan estudios grafológicos, pero en España no son mayoritarias, de modo que a menos que se pida expresamente en el anuncio, en el ordenador, resulta más clara y pulcra. Finalmente sólo recordar que una carta de motivación no es una resumen del CV, sino que debe enriquecer a éste, es la oportunidad de vender tus puntos fuertes, de llamar la atención hacia tu candidatura, pero de forma lógica, concisa y profesional.
Resumiendo, responder a un anuncio consiste fundamentalmente en reformular de manera inteligente los principales aspectos de la oferta, no puedes escribir una carta tipo cambiando pocas palabras y enviarla a distintas empresas de forma indiscriminada, la carta debe estar escrita con cuidado, debes tener muy presente que va dirigida a un lector concreto que está buscando un perfil concreto.
Cuanto más programada sea tu búsqueda, más tiempo dedicarás a elegir qué anuncios respondes y cuidando la forma en que lo haces y, por consiguiente, más posibilidades estarás acumulando de hallar lo que desees.
Carta de autocandidatura o candidatura espontánea
Una de las mejores formas de acercamiento a tu futura empresa si la llevas a cabo con acierto.
El candidato envía cartas a las empresas de su interés, a pesar de que éstas no mantienen abierto un proceso de selección. Estas solicitudes espontáneas sirven para presentar al candidato ante una empresa. La carta espontánea se desmarca de las de otros candidatos: la competencia es menor, los candidatos que utilizan este método pueden anticiparse a las necesidades de la empresa. Suelen ser archivadas y tenidas en cuenta en posteriores procesos de selección.
Importante:
Un factor clave para que la autocandidatura sea tomada en serio y no acabe con el papel para reciclar es huir de la carta-tipo, el 'mailing' impersonal que nada aporta a las necesidades de una empresa. Para que estas demandas de empleo prosperen, debemos informarnos de los planes de la compañía en la que deseamos trabajar, así como de sus necesidades más inmediatas.
Preparación de la carta de autocandidatura:
1. Recogida de datos
Seleccionar las empresas que nos interesan, estudiar concienzudamente sus planes de expansión durante los dos próximos años para lo que nos serán de mucha utilidad las revistas y periódicos económicos, tanto nacionales como internacionales. El siguiente paso es conseguir el nombre y cargo de la persona de contacto en el departamento al que deseamos acceder. Si esta tarea se complica, siempre podremos enviar la carta a la atención del responsable del Departamento de Selección, de Personal, Relaciones Externas o al de Recursos Humanos. Una llamada telefónica a cualquiera de estos departamentos nos proporcionará el nombre y apellidos de la persona a la que debemos enviar nuestro currículo.
2. Preparación de nuestra candidatura
Ha llegado la hora de "vendernos" a distancia. Para ello analizaremos nuestros puntos fuertes y descartaremos los débiles. Debemos exponer claramente qué podemos ofrecer a la empresa para que ésta nos necesite. Éste es el momento de formular una propuesta sin rodeos, dejando claro que conocemos la trayectoria de la compañía, sus objetivos y prioridades, explicando las ventajas que nuestra incorporación les aportaría (nuestro conocimiento del medio, idiomas, experiencia en el mismo sector pero en otros países, etcétera).
3. Despedida
Para finalizar, solicitaremos una entrevista para poder ampliar la información que proporcionamos en el currículo y nos pondremos a su disposición, agradeciendo el tiempo que nos han dedicado y cerrando con las fórmulas habituales de cortesía.
Fuente: Tea-Cegos

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada