lunes, 20 de junio de 2011

¿Sería posible un currículum anónimo para garantizar la igualdad de oportunidades?

Muchas veces os habéis comentado los problemas que supone poner la edad en el currículum, o ser mujer, extranjero, etc, y eso al parecer no ocurre sólo en España porque os hablamos hoy de una experiencia que está desarrollando la Oficina alemana de Antidiscriminación que ha impulsado un proyecto como experiencia para que reclutadores de grandes compañías seleccionen los currículos de los candidatos a un puesto de trabajo sin conocer sus datos personales, tales como el nombre, la edad o el sexo.
Según publica la web dw-world.de, en noviembre de 2010, la Oficina Alemana de Antidiscriminación (ADS), con sede en el Ministerio Federal de Familia, lanzó el primer proyecto piloto de “Evaluación anónima de solicitudes de empleo”.
Desde entonces, empresas como el Correo Alemán, Telekom, L'Oreal, Mydays, Procter & Gamble, así como el Ministerio Federal de Familia, la Agencia de Trabajo de Renania del Norte-Westfalia y la administración municipal de la ciudad de Celle, en Baja Sajonia, utilizan este nuevo procedimiento para la selección de personal. Luego de un año, la Oficina de Antidiscriminación hace un primer balance sobre la efectividad de este método.
“El esfuerzo valió la pena”, es la conclusión a la que llega Christine Lüders, directora de la Oficina de Antidiscriminación de la Federación, creada en 2006. “El balance intermedio es bueno. La mayoría de los postulantes confirmó que no es tan complicado postularse en forma anónima, y que no representa demasiado trabajo. Importante es, también, que los responsables de recursos humanos, que son quienes deben trabajar con las solicitudes, lo puedan hacer sin dificultades”, explica Christine Lüders.
El objetivo de este proyecto piloto, que se prolongará hasta marzo de 2012, es evitar que postulantes con apellidos extranjeros o madres solas no sean seleccionados para una primera entrevista.
“Queremos que todos tengan las mismas oportunidades, ya que de ningún modo podemos permitirnos perder candidatos cualificados, y menos en los tiempos que corren”, señala Lüders
Un sistema que funciona en varios países
En EE. UU., las solicitudes sin datos personales hace tiempo que son una forma estándar de postularse a un puesto de trabajo, pero los nombres sí son legibles. Esto también se aplica en Gran Bretaña, Bélgica y los Países Bajos.
En Alemania, la solicitud anónima no contiene foto del postulante, ni tampoco nombre, apellido, domicilio, fecha de nacimiento, edad, estado civil o país de origen. Todas las demás informaciones, como la experiencia profesional, formación y motivación sí deben figurar en la presentación personal.
Los selectores de personal elaboran las solicitudes con diferentes formas de la anonimización, como, por ejemplo, un formulario de postulación estándar –que se descarga de una página web o se utiliza directamente online-, la ocultación de datos sensibles por medio de una programa de Internet, la transmisión de datos del solicitante a una planilla o el borrado a mano, aclara la directora de la ADS.
Datos personales, irrelevantes
“La falta de algunos datos personales en las solicitudes de empleo no representa un problema para los responsables del personal en la búsqueda de candidatos idóneos. Esos datos nunca fueron relevantes para ocupar puestos de trabajo exitosamente”, subraya Christine Lüders.
El hecho de no dejarse guiar por una foto hace que la atención de los jefes de personal se centre mucho más en las cualificaciones. La directora de la ADS señaló, además, que los selectores no leen los documentos adjuntos a la solicitud hasta que se realiza una invitación para una primera entrevista personal con el candidato.
“A nadie le gusta estar frente a un ‘Sr. o Sra. Nadie', por eso, durante la primera entrevista se levanta el anonimato. Así, los encargados de recursos humanos saben con quién están hablando”, dice Lüders. La idea, según Christine Lüders, es dar una primera oportunidad a quienes, de otro modo, tal vez jamás la hubieran conseguido. Y que se animan a volver a postularse a pesar de haber sido rechazados muchas veces.
Hasta el momento llegaron a manos de los responsables del proyecto unas 4.000 solicitudes de empleo con las cuales se pudieron ocupar 111 vacantes profesionales y de formación. En total, quedan por cubrir 225 puestos de trabajo, de formación profesional y vacantes de estudio. Los puestos van desde una formación para aprendices de oficios hasta vacantes de estudio universitario y oficios, así como empleados en el sector de servicios al cliente o cargos del nivel medio de gestión.
Fuente: Portalparados

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada