viernes, 17 de junio de 2011

Las mentiras más comunes en los currículum vítae

 Los seleccionadores toleran los "adornos" mientras no distorsionen de forma sustancial la valía profesional del aspirante
LAS MENTIRAS MAS COMUNES
Se dice que la necesidad agudiza el ingenio, y en épocas de crisis mucho más. Lo cierto es que, se trate de ingenio o de picaresca, el deseo de acceder a un puesto de trabajo hace que cada vez sean más los candidatos que cometen un error que a la larga les puede salir muy caro: mentir más de la cuenta en su currículum. ¿Hasta qué punto esto es aceptado o tolerado por los responsables de selección? Para ellos, algunas "mentirijillas" pueden incluso llegar a ser aceptables y están dispuestos a hacer la vista gorda ante ellas. Pero sólo en el caso de que los "adornos" no distorsionen de forma sustancial la cualidad real de los aspirantes y su auténtica valía profesional. Otra cosa, muy diferente, es cuando estas mentiras son exageradas y buscan ofrecer un retrato del candidato que no concuerda con la realidad. En estos casos, lo más habitual es que el seleccionador detecte la mentira y acabe por rechazar al candidato.
“Sólo un 16% de los empleados reconoce haber mentido en su currículum vítae”
Según los datos del último estudio realizado por la consultora CareerBuilder, en España sólo un 16% de los empleados reconoce haber mentido en su currículum, mientras que el 72% de las empresas encuestadas asegura haber descubierto mentiras en las cartas de presentación de los candidatos. No en vano, los responsables de la selección de personal son profesionales que a diario analizan decenas de currículum y realizan semanalmente una gran cantidad de entrevistas con candidatos, y conocen a la perfección los adornos o mentiras más habituales. ¿Cuáles son?
  • Estudios no realizados. Dos de cada diez españoles han declarado que han falseado su nivel de estudios en su currículum. Se pretende con ello ganar puntos ante el seleccionador. Es una de las mentiras más fáciles de detectar, porque lo normal es que se soliciten los diplomas y certificados que correspondan a la formación declarada. Una de las más frecuentes es asegurar ser un experto en un determinado programa informático sin serlo. Se trata de un grave error ya que se quedará en evidencia al comenzar a trabajar y tener que manejar dicho programa.
  • Mentir en el dominio de idiomas. También es habitual indicar que se tienen conocimientos de idiomas que en realidad se desconocen. O bien poseer un nivel más elevado del que se tiene. En este caso, es inútil indicar tener más nivel del real, pues lo habitual es que, para chequearlo, el entrevistador se dirija al candidato hablando en el idioma que dice conocer. Además, hay que tener en cuenta que muchas empresas suelen hacer pruebas de nivel para verificar dichos conocimientos.
  • Exagerar las funciones anteriores. El 43% de los españoles añade en su currículum vítae más responsabilidades de las que ha asumido en sus anteriores empleos. Un ejemplo: alguien que ha trabajado como vendedor, pero que asegura haber sido responsable de equipo o director comercial de una determinada empresa. En este sentido, hay quien exagera también los años de experiencia ejercidos en una determinada función. Un ejemplo de ello puede ser asegurar que se ha trabajado en una empresa durante varios años cuando en realidad sólo fueron 15 días.
  • Empresas en las que nunca se ha trabajado. Un 18% de candidatos miente acerca de las empresas para las que ha trabajado. Según el estudio de CareerBuilder, se han dado casos de candidatos que han mentido diciendo haber trabajado en una determinada empresa sin saber que quien le entrevistaba fue director de la misma. También, con el fin de engordar el currículum, hay quien declara haber trabajado en empresas que no existen. Son más difíciles de detectar las mentiras cuando las empresas en las que se dice haber trabajado han desaparecido.
Expertos en detectar mentiras
Para los entrevistadores es muy fácil detectar si un candidato miente. Basta con hacer cuatro o cinco preguntas para averiguar las incoherencias que existen en los datos que aportan. Cuando se descubre un engaño, la mayoría de seleccionadores elimina automáticamente al aspirante. El experto Hans Friedrich, autor del libro "Afrontar con éxito las entrevistas de trabajo", afirma que no hay que caer en el error de pensar que nadie comprueba los currículos y que eso dé pie para mentir. Hay cientos de casos de candidatos que han tenido que rechazar un trabajo al verse atrapados en su propia mentira, o todavía peor, se han visto despedidos cuando se ha descubierto la verdad de los datos falseados.
En determinados casos, según Friedrich, lo seleccionadores disculpan las exageraciones relativas a los propios conocimientos, experiencias y capacidades. A fin de cuentas, los excesivos requisitos pedidos en algunos anuncios de trabajo llevan al candidato a exagerar él también en su propia propaganda. Si posteriormente demuestra suficiente capacidad para el trabajo, seguramente nadie le pedirá cuentas por sus "mentirijillas". No obstante, el resultado será distinto si más tarde no se está en condiciones de mantener lo que previamente se había prometido. Y si decepciona, ni siquiera pasará del periodo de prueba.
ERRORES Y TORPEZAS
Además de mentiras, un currículum puede contener muchas torpezas; los errores también se pueden cometer en las entrevistas mantenidas con los seleccionadores de personal.
  • Exceso de sinceridad. La sinceridad mal entendida puede ser un lastre para una carrera profesional. Un ejemplo de esto son las personas que incluyen en el currículum las razones por las que fue despedido de sus anteriores empleos. Los errores del pasado están para aprender, y como experiencia para no volver a cometerlos, pero no para airearlos.
  • Incoherencias. Hay quien el día de la entrevista menciona estudios diferentes a los que figuran en el currículum. La impresión que se lleva el seleccionador de quien así actúa es nefasta. Otro error muy frecuente es el de pedir un puesto que no es el ofertado por la empresa y que ya está ocupado por otra persona.
  • Mentir en datos irrelevantes. Quién miente en aspectos sustanciales del currículum (conocimientos, experiencia, etc.) corre el riesgo de ser descubierto y eliminado de la prueba de selección. Lo que no tiene mucho sentido es mentir en datos irrelevantes, como el colegio en el que se cursaron los estudios primarios.
Los datos contenidos en una solicitud de empleo tienen que estar bien pensados, ser correctos y ceñirse a la verdad
CONSEJOS PARA NO METER LA PATA
Los datos contenidos en la documentación de solicitud de empleo, en el currículum vítae y el resto de la documentación que se entrega tienen que estar bien pensados, ser correctos y responder a la verdad. Nunca se deben dar datos falsos, sobre todo si son hechos que pueden ser comprobados, como por ejemplo en el caso de datos personales, títulos, o las distintas etapas de la formación profesional avaladas por diplomas acreditativos. Ante la posibilidad de haber incluido alguna "exageración" en el currículum, los expertos dan los siguientes consejos:
  • Los riesgos de mentir con el dinero. Es habitual que quienes negocian su posible incorporación a una empresa mientan respecto al salario que perciben en la que trabajan. Es una técnica de negociación para conseguir un sueldo mayor, pero ser pillado en una mentira de este tipo es siempre causa de eliminación inmediata de la selección.
  • Cuidado con las contradicciones. También hay que evitar contradecirse. Hay que estar atento, y el contenido de los datos expuestos en el currículum con lo que se diga durante la entrevista debe coincidir.
  • Ensayar la entrevista. Los seleccionadores pasan revista a los datos más relevantes destacados por el candidato en su currículum. Si hay quien decide incurrir en alguna "exageración", lo más aconsejable es ensayar todo lo que se va a decir y las respuestas que dar a las preguntas más comprometedoras.
  • Evitar la modestia. Según el libro "El Arte de Buscar Empleo", publicado por Infoempleo, "no debemos confundir la mentira o la exageración con una excesiva modestia o con la renuncia a destacar debidamente nuestros valores. Es decir, en el currículum debemos hacer todo lo posible por potenciar nuestros puntos fuertes y minimizar los débiles".
  • Cuidado con el currículum digital. Internet se ha convertido en un gran chivato en el que quedan reflejadas decenas de informaciones sobre miles y miles de personas. Esto lo saben muchas empresas de Recursos Humanos que, en los procesos de selección de personal, suelen seguir el rastro que los candidatos han dejado en la Red: comentarios en páginas webs o blogs, noticias acerca de ellos, participación en redes sociales... Un consejo es intentar gestionar las apariciones, sobre todo en las redes sociales, para que la imagen que se da en Internet no perjudique la carrera profesional.
MENTIRAS POR OMISIÓN DE DATOS
No todo es añadir y engordar más de lo razonable el currículum vítae para acceder al puesto de trabajo deseado. Además de los candidatos que añaden atributos para ser elegidos en un proceso de selección, los expertos han detectado que empieza a darse el fenómeno contrario: los aspirantes que omiten datos.
Se trata de un fenómeno por el que personas de una cualificación determinada que no consiguen empleo se conforman con conseguir puestos de trabajo de un nivel inferior. Para ello, intentan diseñar el currículum a la medida del puesto que se ha ofertado, ocultando determinados datos de su historial profesional. Esta es una tendencia que, según los expertos, va en aumento en estos momentos. En realidad, no se trata de algo nuevo, sino que ha ocurrido en otros momentos históricos de recesión económica. Las empresas de selección estiman que del 40% de los currículos que contienen mentiras aproximadamente un 10% están "desinflados". Por lo general, los datos que más se omiten son relativos a la formación y a la experiencia, y ésta se maquilla indicando puestos inferiores a los realmente ocupados. De este modo es habitual no mencionar cursos, títulos o másteres. Esta práctica no deja de ser un error y perjudicial para el futuro candidato, ya que al omitir experiencia en otros puestos el seleccionador buscará un orden cronológico y al no encontrarlo pedirá explicaciones de los saltos que hay en las fechas y le pillará fácilmente.
Otra tendencia que va ganando peso es el doble currículum. Muchos candidatos presentan dos, cada uno de ellos adaptado a un puesto. Por ejemplo, si a un licenciado en Derecho le interesa un puesto de administrativo, resaltará únicamente la experiencia que ya ha tenido en ese campo.
Fuente: Consumer

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada