jueves, 20 de diciembre de 2012

Cómo lograr una beca para estudiar con los mejores del mundo

En estas fechas comienzan a abrirse las convocatorias de ayudas para realizar estudios de posgrado en las universidades más prestigiosas del planeta. Una oportunidad de costear programas caros pero que pueden abrir la puerta del éxito profesional.

César Alierta, presidente de Telefónica, hizo un MBA en la Universidad de Columbia, en Nueva York; Ana Patricia Botín, consejera delegada de Santander Reino Unido, cursó el mismo programa en Harvard; Ángel Corcóstegui, quien fuera consejero delegado de Santander Central Hispano, eligió The Wharton School, la escuela de negocios de la Universidad de Pennsylvania, para realizar un doctorado en Finanzas; Rodrigo Rato, ex misnitro de Economía y ex director gerente del Fondo Monetario Internacional, estudió un MBA en Berkeley, escuela de negocios de la Universidad de California. Son algunos españoles que han triunfado en la economía, la empresa o las finanzas tras completar su formación en las mejores universidades del mundo.
Sin duda estos estudios no están al alcance de todos los bolsillos, pero otros españoles ilustres siguieron el mismo camino gracias a una beca de estudios. Es el caso, entre otros, de Miguel Delibes, Javier Solana, José María Castellano, Emilio Lázaro Carreter o Mariano Barbacid.
Pero estudiar en estos elitistas centros no es sencillo, aún menos para un español. Ni barato. Jóvenes brillantes de todo el mundo ponen sus ojos en escuelas como Harvard, Stanford, el Massachusetts Institute of Technology (MIT), Columbia, Wharton, Chicago, Kellogg, New York University, Tuck, Fuqua, Columbia, la Universidad de California, IMD, Insead o London School of Economics.
Actualmente están abiertas las convocatorias de las fundaciones La Caixa, Rafael del Pino y Eduarda Justo e Iberdrola
Estas son las instituciones que repiten año tras año en los primeros puestos de las clasificaciones internacionales y reciben, según los datos de las propias universidades, entre cinco y diez solicitudes por plaza. Los procesos de selección son largos y con una competencia muy dura entre brillantes candidatos de todo el mundo.
Además, abandonar el trabajo durante uno o dos años, que es la duración de estos posgrados, y hacer frente al coste de las matrículas (alrededor de 50.000 euros en el caso por ejemplo de los MBA), más el gasto en viajes, alojamiento, etcétera, supone un esfuerzo muy importante para los profesionales españoles.
Ayudas de estudios
Una forma de financiarlo puede ser obtener una beca de los diversos programas que han surgido en los últimos años, destinados a financiar este tipo de estudios. La Comisión de Intercambio Cultural entre Estados Unidos y España, conocida como Comisión Fulbright, la Junta de Andalucía con las becas Talentia, distintas fundaciones como La Caixa, Ramón Areces, Rafael del Pino, Mutua Madrileña, ICO, Eduarda Justo o Pedro Barrié de la Maza y gobiernos autonómicos como el de Navarra ponen en marcha todos los años programas de ayudas que cubren los costes de las matrículas y una buena parte del resto de gastos que supone estudiar en el extranjero.
La asignación mensual de las becas oscila entre 900 y 1.700 dependiendo del nivel de renta del país en el que se va a estudiar
Estas exclusivas becas permiten codearse con la elite mundial de cada disciplina académica, estudiando en las universidades y centros de investigación pioneros en el mundo, al tiempo que se construye una red de contactos que ayuda a dar un salto profesional, según aseguran los propios beneficiarios. Pero ser elegido para recibir una de estas ayudas no es tarea sencilla.
Las entidades convocantes reciben cada año hasta, incluso, 50 solicitudes por plaza. Así, el proceso de selección es duro. Hay que superar entrevistas personales, realizar un ensayo sobre el proyecto de estudios, conseguir la admisión en un centro de prestigio, dominar un segundo idioma y tener un buen expediente académico.
Estas instituciones ofrecen unas 300 becas al año. La mayoría de estas ayudas requieren de una petición de ingreso previa en alguna universidad extranjera, como es el caso de las ayudas de las fundaciones Ramón Areces, Barrié de la Maza o Rafael del Pino. Aunque no es así en La Caixa y en Fulbright.
Preparar estas solicitudes es todo un trabajo en sí mismo que conviene comenzar con un año de antelación o incluso más. Las universidades empiezan a valorar a los candidatos con doce meses de anticipación, en tres rondas de selección: noviembre, enero y marzo.
Perfil del solicitante
Los requisitos son: el currículum traducido al inglés (en la mayoría de los casos), tres cartas de recomendación firmadas; tres ensayos destinados a conocer mejor al candidato y una buena calificación en los exámenes obligatorios, el Test of English as a Foreign Language (Toefl) y el Graduate Management Admission Test (GMAT), destinados a medir el nivel de inglés del candidato y de conocimientos de gestión, respectivamente. Obtener un buen resultado en estos test determina las posibilidades de ingreso.
En la mayoría de los casos, los candidatos solicitan las becas de estudios de posgrado al tiempo que el ingreso en la universidad. Lo más habitual es que el estudiante postule a varias ayudas. Para la concesión de estas becas hay que contar con un expediente académico importante y una idea bastante clara de lo que se pretende conseguir con los estudios que se solicitan.
El candidato se somete a una o varias entrevistas con el comité de selección de estas becas, en la que argumenta sus motivos. También debe hacerlo en su carta de presentación, aspectos éstos que en los últimos años han cobrado mayor peso en la selección de los becarios que el propio expediente académico.
Este tipo de ayudas económicas permite estudiar en los mejores centro de formación de Norteamérica, Asia y Europa, en distintas especialidades
La asignación mensual de estas becas oscila entre 900 y 1.800 euros según el coste de la vida en el país de destino. Una cantidad que la mayoría de los becarios que disfrutan de estas ayudas consideran suficiente. Entre los principales destinos están todas las universidades norteamericanas y escuelas de negocios europeas más prestigiosas más prestigiosas y, en los últimos años, se han abierto las plazas para estudiar en Asia.
El privilegio de conseguir una de estas becas no termina con el fin del programa. En la mayoría de los casos es un elemento de distinción que abre muchas puertas. En las instituciones más grandes existen asociaciones muy dinámicas de antiguos becarios que favorecen el networking entre sus miembros.
Convocatorias abiertas
Las convocatorias abiertas en estos momentos son las de la Fundación La Caixa, que ofrece 120 becas para estudiar en Europa (pueden solicitarse hasta el próximo 11 de febrero de 2013), Norteamérica (hasta el 15 de abril de 2013) o Asia (hasta el 25 de junio de 2013).
La Fundación Rafael del Pino también ha abierto ya el plazo de solicitud de 10 ayudas para cursar un máster en el extranjero, que pueden pedirse hasta el próximo 18 de enero.
Las ayudas de la Fundación Iberdrola pueden solicitarse hasta el próximo 15 de febrero. Esta institución promovida por la compañía energética concederá nueve ayudas para hacer un máster en energía y medio ambiente en dos universidades estadounidenses.
La Fundación Eduarda Justo ha convocado sus ayudas para que jóvenes profesionales españoles –preferentemente que sean almerienses, hijos de almerienses o con residencia de largo plazo- cursen programas de posgrado, fundamentalmente másteres en dirección de empresas (MBA), en las mejores universidades y escuelas de negocios del mundo.
Fuente: Expansión

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada