martes, 27 de septiembre de 2011

Florentino Felgueroso: “Es dramático que no se evalúen las políticas contra el desempleo”


Entrevista Florentino Felgueroso, Analista de Fedea y profesor de la Universidad de Oviedo.
- Un millón de personas no recibe ningún tipo de subsidio. ¿Los recursos se gastan mal o está mal diseñado el sistema?-
Llevamos más de dos años de crisis. Las prestaciones de paro no son cortas, duran hasta dos años, pero con una tasa de temporalidad tan elevada muchas personas no acumulan el derecho para generar una prestación. La última idea del Gobierno ha sido ligar la ayuda de 400 euros a las políticas activas de empleo [es decir, programas que sirvan al desempleado para formarse o contar con la ayuda de un orientador laboral que le guíe en su búsqueda de trabajo]. El problema es que hay poca evaluación sobre si estas políticas funcionan, es algo dramático. Hemos formado un camino en los últimos 20 años de políticas activas y pasivas equivocadas.
¿A qué se refiere?
En cuanto a las políticas pasivas nos hemos empeñado en las subvenciones, principalmente bonificaciones a la contratación. En cambio, hemos gastado poco en tener unos buenos Servicios Públicos de Empleo. En Suecia, por ejemplo, dedican un tutor para una veintena de parados, pero aquí hay miles de parados por cada orientador laboral, por eso está bien que la reforma laboral abra la posibilidad de la colaboración público-privada. Mejorará la eficacia porque el Inem no puede llegar a todo.
¿Por qué se ha tardado tanto?
Ha habido otras alternativas para encontrar trabajo. Por ejemplo para jóvenes cualificados está Internet. Infojob tiene una base de datos que en cuanto a vacantes para determinados empleos es mejor que la del Inem.
¿Cómo rediseñaría las coberturas de paro?
Para cada momento del desempleo hay una tasa óptima de cobertura: en las semanas recientes a quedarse sin trabajo debe ser mayor. Hay que ajustar las prestaciones, pero cuando pase la crisis.
¿Hay mucho fraude?
Un tema muy de actualidad este mes es el despido de trabajadores en agosto para volver a ser contratados después. Es como si el Inem financiara sus vacaciones. El 60% de las personas contratadas temporalmente trabajan siempre en la misma empresa con periodos de desempleo por en medio. Esto sí que en parte es un abuso del sistema que se tiene que corregir. La solución podría ser la implantación de un bonus malus, como en EEUU. Se trata de premiar a las empresas que no abusen de la rotación y penalizar a las que sí. De este modo, quién más despide y más recursos necesita deberá paga más cotizaciones, y las demás, se beneficiarían de una reducción de cuotas. La fórmula tiene que captar el exceso. Otra evidencia de fraude legal es que muchos parados perciben su prestación de desempleo y trabajan a la vez en ciertas chapuzas, pero el plan antifraude del Gobierno no ha arrojado mucha información. Lo que evidencia este tipo de prácticas es que el desempleo y la economía sumergida son dos caras de una misma moneda.
Fuente: Expansión

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada