domingo, 24 de julio de 2011

Casi 20.000 leoneses tuvieron que irse en poco más de un año para poder trabajar

 La provincia registró un saldo negativo de 5.375 contratos en sólo quince meses”.
Si la recuperación económica de la provincia y la puesta en valor de sus potencialidades pasa por retener el capital humano, especialmente el más joven y mejor formado, la dinámica del empleo leonés no va precisamente por buen camino. Ni en tiempos de bonanza ni en tiempos de crisis. León sigue exportando el que se reconoce como su principal potencial, el de sus mejores trabajadores; y no logra frenar una pérdida que las estadísticas revelan que no se produce por goteo, sino más bien por un dramático chorro de trabajadores que encuentran en otras partes del país lo que la actividad económica local no es capaz de ofrecerles.
El caso es que sólo en los últimos quince meses las empresas de la provincia han contratado a 14.347 trabajadores que tienen fijada su residencia en otras zonas del país; mientras que han sido 19.772 las personas que, aunque viven en León, han tenido que aceptar contratos en otras provincias. Es decir, una pérdida de 5.375 contratos sólo en el 2010 y el primer trimestre del 2011. Datos que llaman la atención en una provincia que se caracteriza además por tener la menor de las tasas de movilidad laboral del conjunto de la Comunidad.
Sin embargo, a pesar de lo abrumador de unas cifras que vienen siendo tradicionalmente denunciadas como uno de los principales lastres para el desarrollo económico local, las estadísticas dejan un pequeño hueco para la esperanza: porcentualmente crece el número de trabajadores que llegan a León contratados por las sociedades locales, y disminuye, aunque muy ligeramente, el de los leoneses que tienen que abandonar esta tierra para poder trabajar. Poco margen para el optimismo da sin embargo otro de los principales datos del análisis sobre la movilidad laboral en la provincia: la gran mayoría de los trabajadores que se van son personal cualificado y técnicos. Y otro dato novedoso: aunque la mayor parte de los contratos fuera de León siguen realizaándose a varones, crece el número de mujeres que se van para poder firmar un contrato laboral.
A lo largo del año pasado se realizaron un total de 101.988 contratos laborales a personas que tienen fijada su residencia habitual en la provincia de León. Así lo refleja el Observatorio de Ocupaciones del Servicio Público de Empleo, en su informe sobre los Datos Básicos de Movilidad referidos al ejercicio del 2010. De esta cifra total, poco más de 90.000 contratos se realizaron por empresas que desarrollan su actividad en León a trabajadores que viven en la provincia.
Intercambio. Sin embargo, las compañías locales firmaron 11.960 contratos para que desarrollen su actividad en la provincia trabajadores que tienen fijada su residencia fuera de León. Una cifra que revela un incremento de casi el 10% sobre los contratos a foráneos firmados en el 2009. El saldo de contratación de la provincia continúa sin embargo siendo negativo, ya que fueron 16.185 los residentes en León que tuvieron que firmar contratos con empresas que les exigen trabajar fuera de la provincia.
También es cierto que esta cifra supone un descenso del 0,77% con respecto a los leoneses que abandonaron su tierra para trabajar en el 2009. Con todo, la provincia perdió a lo largo del 2010 un total de 4.225 contratos entre los trabajadores que vinieron de fuera y los locales que tuvieron que irse. La tasa de contratos «de entrada» es del 11,73% del total, mientras que la «salida» (los leoneses que se van) se eleva hasta el 15,24%.
Noticias relacionadas:

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada