martes, 19 de julio de 2011

El reciclaje crea 16 puestos de trabajo en Dehesas (Ponferrada)

Un millón de euros de inversión y probabilidades de contratar hasta 16 empleados, aunque de momento sólo están activos tres trabajadores. Esta es la carta de presentación de Bierzo Recicla, la segunda empresa de reciclaje de residuos de construcción que se abre en la comarca y que ayer comenzaba sus trabajos en Dehesas (Ponferrada).

En la actualidad es capaz de tratar 500 toneladas al día en un proceso que comienza con la catalogación y la separación automatizada de materiales de papel y de metal, para luego convertir los residuos en arenas y gravilla. «Lo que pretendemos al final es tener escombro limpio que luego se puede utilizar para acondicionar caminos», apunta el gerente de Bierzo Recicla, Ignacio Blanco.
El Bierzo acoge, por tanto, las dos únicas plantas de tratamiento de residuos de construcción de toda la provincia, «lo que demuestra claramente el compromiso y el buen hacer del gobierno municipal de Ponferrada en este tipo de plantas, en su impulso y su desarrollo», tal y como expresaba ayer el alcalde de Ponferrada, Carlos López Riesco, en el marco de la puesta en marcha de este centro de tratamiento.
López Riesco también quiso remarcar que con estas dos empresas activas se pueden reciclar todos los escombros generados por toda la comarca y «es un paso importante hacia la eliminación de todos los vertidos ilegales del Bierzo».
Por su parte, el Ayuntamiento de la capital berciana está también implicado en el control de residuos de construcción debido a una normativa implantada que obliga a las empresas del sector a que presenten un aval, que luego se devuelve después del que el titular de la licencia haya certificado que ha tratado los escombros. Una labor que corre a cargo de empresas como Bierzo Recicla. De esta forma, «el gobierno municipal garantiza que los escombros van a ser tratados y reciclados. esto hace que el compromiso con este asunto sea fehaciente y se haga cumplir», remarcó el primer edil, Carlos López Riesco.
Las instalaciones, que tienen una extensión de cuatro hectáreas y se encuentran cercanas a las antiguas instalaciones de Cahorsa, han sido dotadas de una tecnología que también ha sido desarrollada en el Bierzo. Concretamente, tanto la maquinaria utilizada como la instalación eléctrica ha corrido a cargo de empresas de Cabañas Raras y Ponferrada respectivamente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada