jueves, 18 de agosto de 2011

Actitud ante la búsqueda de trabajo


Tener una actitud positiva es algo muy importante en la búsqueda de cualquier empleo. Si tienes una actitud negativa y estás convencido de que no vas a conseguir el trabajo, seguramente no te prepararás bien para la entrevista… “¿Para qué… si no voy a conseguir el trabajo?”…. como consecuencia de esta actitud, irás poco preparado, poco mentalizado y no mostrarás tu mejor cara.
Además, si vas a una entrevista de trabajo pensando que no vas a conseguir el puesto, seguramente transmitirás eso al entrevistador que se dará cuenta de la poca confianza que tienes en ti mismo. Como consecuencia, será muy poco probable que te contrate… después de todo, si tú no confías en tus posibilidades, ¿Por qué va a confiar él o ella en ti?
La motivación y la actitud positiva son fundamentales para encauzar una buena búsqueda laboral. Si desde el principio crees que no vas a conseguir un buen trabajo, te encontraras poco motivado y poco dispuesto para la búsqueda, le dedicarás menos tiempo y menos esfuerzo y te resultará mucho más difícil encontrar el empleo.
Aquellas personas que no tienen confianza en si mismo, a menudo ni lo intentan o hacer sólo un pequeño esfuerzo porque piensan que no van a sacar nada provechoso de ese esfuerzo. Si te convences a ti mismo de que si lo buscas suficientemente y pones el esfuerzo necesario vas a encontrar un buen empleo, seguramente crearás muchas oportunidades, conseguirás muchas entrevistas y lograrás convencer también a otros de que eres la persona adecuada para el empleo. Las personas con una mentalidad positiva tienen muchas más probabilidades de conseguir un empleo, debido a que transmiten su confianza y optimismo al entrevistador.
Una actitud positiva está relacionada directamente con la capacidad de alcanzar el éxito. Además, las personas positivas suelen estar muy bien valoradas en las empresas, porque motivan al resto del personal y cuando están en contacto con clientes, son mucho más convincentes.
Por este motivo, si realmente te mentalizas y tienes una actitud positiva en la búsqueda de empleo, por más ardua, difícil y a menudo desesperanzadora que pueda resultar, obtendrás muchos mejores resultados.
Si además de tener una actitud positiva, tienes una actitud proactiva, estarás demostrando tu capacidad de actuar sin esperar que las cosas ocurran. Es decir, si tienes una actitud reactiva solo actuarás ante determinados estímulos. En cambio, las personas proactivas suelen estar mucho más motivadas para actuar, suelen ser más dinámicas, tener más iniciativa y están constantemente alerta para ver oportunidades, anticipar los peligros y actuar cuanto antes. Este es el tipo de personas que más valoran las empresas y las que antes encuentran el empleo.
Por ello, una búsqueda de empleo exitosa empieza siempre desde el interior de uno mismo. Empieza con la confianza de que puedes y vas a conseguir un trabajo y que vas a poner todo tu esfuerzo, creatividad, energía, ganas y motivación para llevar ese objetivo a buen fin.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada