domingo, 23 de octubre de 2011

Buscar empleo en nueve pasos


Perseverar en la búsqueda, incidir en la formación y demostrar disposición resulta clave para tener éxito
Cada día, en España miles de candidatos se postulan para encontrar trabajo. Y no es tarea fácil. Lo cierto es que en un momento de crisis como el actual, con una tasa de paro que supera el 20%, encontrar empleo puede resultar muy complicado. Las ofertas se reducen, los candidatos se multiplican y los puestos vacantes pueden no encajar del todo en un perfil determinado. Ante esta situación, resulta conveniente recordar una serie de claves que faciliten la búsqueda y ayuden a la tan ansiada obtención de un puesto de trabajo. Perseverar, demostrar disposición, incidir en la formación y resaltar las propias fortalezas tanto en el currículum como en las entrevistas laborales puede resultar clave para tener éxito.
Las claves de la búsqueda de empleo
Sinceridad, claridad, confianza y predisposición son imprescindibles en toda prueba de selección
Encontrar trabajo no es sencillo. Menos aún cuando lo hace un grupo numeroso de personas. Pero cuando se pasa a engrosar la lista de desempleados, y aunque parezca una obviedad, lo más importante es buscar una colocación y perseverar, a pesar de los reveses. Aunque no son una fórmula mágica, hay algunas pautas que pueden seguirse. Coinciden en considerarlas imprescindibles los encargados de recursos humanos, los orientadores laborales o los técnicos de las empresas de trabajo temporal.  
1.     Marcar objetivos
Lo primero que se debe hacer cuando se decide encontrar un trabajo es fijar prioridades, concretar el tipo de puesto al que se pretende optar y tener claras las propias condiciones. Hay que organizarse y reflexionar antes de empezar, además de entender el proceso de búsqueda como un trabajo. Para ello, conviene imponerse horarios y actividades que deben cumplirse cada día. Esta actitud hace que la búsqueda sea más eficaz.
2.     Formación
Hay que presentar las mejores aptitudes frente al resto de candidatos. Tener una formación continuada en un área específica a la que se opta es esencial.
En las épocas de desempleo se pueden realizar nuevos estudios, buscar cursos, aprender idiomas o mejorar el nivel, llevar a cabo trabajos de cooperación o voluntariado... Es conveniente revisar las ofertas de las distintas administraciones y oficinas de empleo y formación. Muchas de estas actividades están subvencionadas, con ayudas parciales, orientación o guías para facilitar la búsqueda. La visita física a las oficinas o una visita virtual a través de los sitios de Internet resultan indispensables.
3.     El currículum
Es la primera imagen que se recibe del trabajador. Transmitir con claridad y concisión que se es adecuado para el puesto de trabajo al que se opta, adaptar el currículum al mismo o incluir una carta de presentación permite diferenciarse del resto de candidatos.
Para ello, tanto la formación como la experiencia han de ir acompañadas de una serie de objetivos profesionales que aporten un valor añadido respecto a los currículos habituales.
También es recomendable entregar el currículum impreso a determinadas empresas que interesen, aunque en ese momento no oferten empleo.
4.     Mostrar disposición
No se puede pretender acceder a un puesto de trabajo y cobrar, de entrada, un elevado salario ni tener el mejor horario. Trabajar supone un esfuerzo y es esencial estar dispuesto a hacerlo. Más importante incluso que la formación y el mejor currículum es tener una disposición abierta y capacidad de trabajo y sacrificio.
5.     Canales adecuados
Ya sea a través de Internet, ferias de empleo, los distintos anuncios en el periódico o mediante canales institucionales, lo importante es buscar en el canal que más se adapte a cada puesto.
En Internet hay multitud de páginas con ofertas generalistas de empleo (Infojobs, Infoempleo, trabajos.com, Tecnoempleo o Monster), guías y foros de empleo, que pueden ser de utilidad.
6.     Entrevista personal
Ha de prepararse con determinación y antelación. La sinceridad, claridad, confianza y una predisposición positiva son imprescindibles en todas las pruebas de selección. Además, hay que adecuar el aspecto personal al entorno en el que se desea trabajar, demostrar interés por el puesto al que se opta con una actitud proactiva y explotar las habilidades y fortalezas propias sin caer en la arrogancia.
7.     Participación activa en redes sociales
Es preciso abrir un perfil personal en redes como Linkedin, Twitter o Facebook, con una actividad enfocada al perfil profesional que se precise.
Además, es conveniente seguir las páginas de las empresas a las que se opte o a las que interese acceder.
8.     Agenda de contactos
Es indispensable mantener una amplia y variada agenda de amistades. Entre un candidato desconocido y otro que la persona encargada de la selección conozca, a menudo, optará por este último. Familia, amigos, compañeros de universidad y antiguos colegas son el primer nivel de "networking".
Conviene guardar todos los contactos en una agenda y revisarlos cada cierto tiempo a la espera de la oportunidad adecuada. Determinadas empresas demandan, además, personas con una amplia agenda de contactos.
9.     Ampliar horizontes
La situación actual española es muy complicada. Pensar en marcharse al extranjero, en especial dentro de la UE, es una alternativa que no debe asustar. Internet es una puerta abierta al mundo, hay multitud de oportunidades.
Además, cualquier experiencia en otro país, con otro idioma, costumbres y cultura, siempre es enriquecedora y puede resultar de gran ayuda en el momento de regresar al país de origen.
Fuente: Consumer

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada