martes, 27 de marzo de 2012

El Banco de España avisa de que cobrar el paro reduce la "intensidad" a la hora de buscar empleo


El Banco de España señala en su último boletín económico que los parados que cobran prestaciones por desempleo tienen una menor probabilidad de encontrar empleo que los que no las perciben, lo que, a su juicio, conforma que, bajo determinadas condiciones, "el sistema de prestaciones puede reducir la intensidad de búsqueda de empleo".
En un artículo en el que analiza las transiciones del paro al empleo y viceversa, la institución que gobierna Miguel Ángel Fernández Ordóñez apunta que tanto los flujos de entrada al desempleo como los de salida del mismo han tenido en España una magnitud "muy elevada y superior" a la observada en otros países.
En este sentido, concluye que en España, durante las etapas recesivas, la destrucción de empleo es mayor y la creación de empleo menor que la de los países del entorno. En los ciclos expansivos, mientras que los flujos de salida del paro son elevados y se encuentran en el "rango alto" de los estimados para las principales economías europeas, los flujos de entrada el desempleo son, en comparación, "llamativamente más elevados".
Según el Banco de España, la destrucción de empleo durante la recesión se concentró particularmente en la construcción y la agricultura, en los trabajadores con contratos temporales, con estudios medios o bajos, menores de 30 años y de nacionalidad extranjera. Los factores más determinantes en la pérdida de empleo son tener un contrato temporal y la menor antigüedad en la empresa.
En su estudio, la institución resume que, con la crisis, la probabilidad de entrar el paro ha aumentado, mientras que la de salida, se ha reducido, especialmente entre los llevan más tiempo en desempleo.
Así, el Banco de España apunta que la probabilidad de entrar en el paro se ha duplicado entre 2005 y 2011, hasta alcanzar un máximo del 6% a finales del año pasado. El "intenso deterioro" de la construcción ha elevado "drásticamente" la probabilidad de perder el empleo en este sector a partir de 2008, oscilando desde entonces del 8% al 12%.
El instituto emisor señala que también en la agricultura se ha producido un "fuerte incremento" de esta probabilidad, y en los servicios de no mercado se ha registrado un deterioro en los últimos trimestres "en línea con las restricciones al empleo público".

DIEZ VECES MÁS PROBABLE IRSE AL PARO SI SE ES TEMPORAL

En su análisis, el Banco de España avisa de que la probabilidad de entrar en el paro desde un empleo temporal se ha ampliado desde el inicio de la crisis. Así, aunque históricamente esta probabilidad era siete veces más elevada que para los indefinidos, ahora llega ya a casi diez veces.

Asimismo, y en general, la probabilidad de quedarse en paro es mayor cuanto menor es el nivel educativo, cuanto menor sea la edad y si se es extranjero. En este último caso, la crisis también ha elevado "intensamente" la probabilidad de los trabajadores inmigrantes de perder un empleo, que ya era superior a la de los nacionales antes de la recesión.
Por sexos, el Banco de España observa que hasta mediados de 2008, los flujos femeninos de entrada el paro eran mayores que los masculinos, tendencia que se invirtió a partir de esa fecha, de forma que las transiciones al paro de las mujeres se han situado por debajo de las de los varones.

LOS PARADOS DE LARGA DURACIÓN LO TIENEN MÁS DÍFICIL

El organismo de Fernández Ordóñez constata además que la tasa de salida del paro al empleo es menor cuanto mayor es el tiempo que se ha estado en desempleo. Así, por ejemplo, la tasa de salida de los que llevan menos de seis meses en el paro prácticamente duplica a la de los parados de larga duración (más de un año en el desempleo).
De acuerdo con sus cálculos, en torno al 80% de las salidas del paro hacia el empleo se formalizaron a través de un contrato temporal tanto antes como después de la crisis, "sin que por el momento se detecten cambios en este patrón, pese a las medidas encaminadas a fomentar el uso del contrato indefinido contenidas en la reforma laboral de 2010".
De hecho, la institución apunta que la probabilidad de pasar de paro a ser un contratado temporal ha bajado casi a la mitad entre 2005 y 2011. Por el contrario, se ha incrementado el peso de las salidas desde el paro a empleos de jornada parcial, lo que podría estar relacionado, según el Banco de España, con las bonificaciones a la contratación a tiempo parcial de jóvenes y parados de larga duración aprobadas en enero de 2011.
Salvo los efectos registrados en la contratación a tiempo parcial, el Banco de España no aprecia mucha efectividad en las medidas aprobadas en los últimos dos años para fomentar el empleo juvenil. Así lo demuestra, a su juicio, que la probabilidad de los jóvenes de salir del paro hacia un empleo se han reducido a la mitad, hasta el 20%, entre 2005 y 2011.
Fuente: europapress

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada