sábado, 28 de abril de 2012

Cómo crecer con ayudas europeas


Varios organismos de la Unión Europea facilitan a emprendedores y pymes que están empezando facilidades de acceso al crédito y también importantes subvenciones directas no reembolsables que pueden contribuir a su consolidación.
La Unión Europea cuenta con una serie de programas, que se canalizan a través de la Comisión y del Banco Europeo de Inversiones, que pueden ayudar a los emprendedores y a las pymes en sus inicios y, sobre todo, convertirse en un trampolín para desarrollar sus nuevos productos, afianzar su comercialización o dar el salto internacional.
Existen dos tipos de ayudas; las directas o subvenciones que, gestionadas por la Comisión, son a fondo perdido –no hay que reintegrarlas– y se dirigen fundamentalmente a los sectores señalados de especial interés, como energía, medio ambiente o transporte, y a desarrollar políticas de innovación e I+D.
Por otro lado están las ayudas a la financiación, es decir, facilidades para la entrada de capital riesgo o para acceder a créditos ventajosos, que se canalizan a través del Banco Europeo de Inversiones (BEI).
Éstas son las más importantes para emprendedores, en una información elaborada con la colaboración de la firma especializada en la gestión de estas ayudas IDR Consulting.
Distintas instituciones ofrecen subvenciones directas y financiación ventajosa
Eurostars
Es un programa de la Comisión Europea destinado sólo a pequeñas y medianas empresas innovadoras que inviertan en I+D. Todas las ayudas de esta institución se adjudican siempre en concurrencia competitiva, por lo que al participar sólo compañías de similar tamaño y potencial, se trata de uno de los planes de ayudas más asequibles para los emprendedores y pymes que empiezan.
En cada país se canalizan localmente de forma diferente, y en España las pequeñas o medianas empresas que los reciben pueden optar entre percibir la subvención económica directa o que ésta vaya a sus clientes para que adquieran sus productos o servicios.
Consorcios
El VII Programa Marco y Life+ son dos de los mayores planes de la Comisión Europea para iniciativas puramente de I+D+i, en las que pueden participar emprendedores o pequeñas y medianas empresas que trabajen en actividades con tecnología puntera y que contraten doctores.
Las pymes que estén empezando no podrán aspirar dentro de este programa a recibir ayudas para grandes proyectos, pero sí que pueden optar a participar dentro de un consorcio con otras compañías más grandes que serán las que lideren estas iniciativas.
Se trata en este caso de subvenciones directas que sufragan el 75% de la inversión en los proyectos, mientras que el 25% restante tiene que ser aportado por la propia empresa o han de buscar para abordarlos otro tipo de ayudas o financiación que sea compatible con estos programas.
Para obtener estas subvenciones se conforman consorcios integrados por varias compañías de diferentes países y tamaños, y hay una serie de instituciones que cuentan con puntos de contacto en nuestro país para atender a los emprendedores interesados, como son el Centro para el Desarrollo Tecnológico Industrial (CDTI), redes como Madrid Emprende! o Madrid Network y las consultoras especializadas en la gestión de estas ayudas.
Entre el VII Programa Marco y el Life+ la Comisión destinará cerca de 20.000 millones de euros a ayudas entre los años 2007 y 2013.
Servicios para mayores
Bruselas cuenta para promover los servicios dirigidos a la tercera edad, necesidad creciente por el envejecimiento demográfico europeo, con el programa de ayudas Ambient Assisted Living (vida cotidiana asistida por el entorno), que tiene como objetivo mejorar la calidad de vida de las personas mayores mediante el uso de las tecnologías de la información.
Medio ambiente
Los proyectos empresariales que se mueven en el marco de las políticas medioambientales son quizá los que pueden aspirar a recibir un mayor número de ayudas de las instituciones europeas. La Comisión cuenta con una serie de planes de ayudas en este campo, como el Eco-Innovación (reciclado, edificios y construcción y políticas ambientales en empresas, especialmente en el sector de bebidas y alimentación) y el Energía Inteligente Europa, para promover la eficiencia energética y las fuentes renovables.
Marco Polo II
Se trata de un plan de ayudas a empresas que desarrollen transportes alternativos al de carretera, con el objetivo de disminuir en Europa el tráfico de mercancías por estas vías, promoviendo el marítimo, ferrocarril y fluvial. Las empresas que se mueven en servicios relacionados con estas actividades son las que pueden aspirar a estas subvenciones.
Media 2007
Es un proyecto europeo para apoyar económicamente al sector audiovisual, con el propósito de que se desarrollen producciones destinadas al mercado europeo e internacional presentados por empresas independientes, especialmente las pymes.
Jeremi
No se trata de ayudas directas o subvenciones, sino de un plan para facilitar el acceso a la financiación. Hay un fondo específico para microempresas y pymes que en cada país se canaliza de una forma.
En España se hace a través del programa Neotec a través del CDTI. Éste hace una valoración técnica de las empresas y las recomienda a una serie de fondos de capital riesgo, que eso sí, tienen la última palabra para financiarlas o no. Jeremi ayuda a estas pymes a cumplir con los requisitos exigidos por los inversores en cuanto a avales, garantías, etcétera.
Mediación
Instrumentos del Banco Europeo de Inversiones (BEI), dirigidos a la financiación de microempresas y pymes de cualquier sector de actividad. Son préstamos y líneas de crédito en las que esta institución media entre la empresa y las entidades financieras, con el objetivo de que accedan a los recursos necesarios para lanzar una nueva línea de productos o que acometan un plan de internacionalización, por ejemplo. Se financia el 50 por ciento de la inversión necesaria a siete años con dos de carencia y un tipo de interés de Euríbor+1 y además las comunidades autónomas ayudan asumiendo el 0,5 por ciento de estos intereses.
Erasmus
El que ha sido uno de los planes estrella en las universidades europeas estrena un modelo adaptado a los emprendedores, que tienen la posibilidad de trabajar durante un periodo de hasta seis meses en la pyme de un empresario experimentado en otro país, al tiempo que aprenden sobre legislación comercial, mercado único y políticas de apoyo europeas a las pequeñas y medianas empresas. La Unión Europea lo financia parcialmente.
De esta forma, la nueva empresa puede beneficiarse del acceso a otros mercados, de la cooperación internacional, de la colaboración con socios en el extranjero, de establecer una amplia red de contactos; o, tal vez, convirtiéndose en socio a largo plazo del empresario senior, creando compañías conjuntamente o convirtiéndose en clientes como proveedores o subcontratando actividades.
Un trampolín para pymes tecnológicas
Después de una experiencia en American Telecom descubrió, en un trabajo de consultoría como freelance para Telefónica, el potencial que tenía la aplicación a los edificios del PLC (Power Line Communications), el uso del cableado eléctrico para las telecomunicaciones. Así, Francisco de la Peña decidió montar junto a Pablo Fernández de la Torre, su amigo de toda la vida, N2S, una empresa que se dedica a la digitalización del consumo eléctrico de edificios, con el objetivo de controlarlo a distancia, a través incluso del móvil, de optimizarlo y de reducir de forma notable el coste de esta factura en empresas o fábricas. Un proyecto en el que invirtieron 100.000 euros inicialmente y en el que han ampliado capital ya dos veces: primero a través de las tres F (family, friends and fools) y después dando entrada al fondo de capital riesgo de Gamesa. En seis años, tiene 40 empleados, oficinas y personal propios en varios países de Europa y Latinoamérica, factura 2,2 millones de euros y espera alcanzar este año los 4 millones.
Una actividad que requiere inversión tecnológica y capacidad de innovación y que se enmarca en las áreas de interés para la Unión Europea. Por eso recibieron una ayuda hace dos años del programa Innoempresa, que financia el 50% del coste que para los clientes de N2S tiene implementar estas tecnologías. “Este plan encaja muy bien con los emprendedores. Preferimos este tipo de ayuda a una subvención directa, porque contribuye a desarrollar nuestro modelo de negocio”, explica Fernández de la Torre. Ahora compiten en dos proyectos europeos para obtener ayudas con las que desarrollar el transporte eléctrico en varios países y gestionar de forma inteligente la energía en edificios históricos.
Enrique Almohalla y Pedro Luis Primo son los dos socios fundadores de Netzima, una firma que desarrolla el software Icaria para crear sistemas de información automáticamente e industrializar así la implantación de estas herramientas de gestión en las empresas, con clientes como Telefónica, Vodafone, Accenture o Más Móvil. En 2011 han volcado todos los esfuerzos de su compañía, que tiene ahora 25 empleados y factura 1,75 millones de euros anuales, al proyecto Icaria Cloud Factory, un software para crear aplicaciones en la nube y para la nube, una especie de fábrica y plataforma de comercialización virtual. Todo un reto de investigación que necesita una inyección de 600.000 euros, que acometencon financiación del ICO y de Enisa, con sus propios ingresos y con reservas de la empresa y a través de las ayudas del programa de la Comisión Europea Eurostars, que promueve la inversión en I+D en las pymes. “Tu plan tiene que ser viable sin las ayudas. Si llegan, lo podrás hacer en un año en vez de dos, pero no puedes depender de ellas”, explica Almohalla, que recomienda: “No se pueden solicitar todas. Hay que ir a por aquellas en las que tienes opciones reales de lograr. El esfuerzo burocrático es grande, es mejor contratar a una empresa especializada en estos trámites”.
Seis pasos para participar en proyectos europeos
1. Analizar y planificar los proyectos a los que se opta, buscar socios, conocer y respetar la normativa europea, ir en paralelo al desarrollo de las políticas comunitarias.
2. Participar en redes internacionales, contar con fuentes de información fiables y con conocimiento y no tratar de conseguir los resultados de forma inmediata.
3. Hay que ser capaz de explicar bien para qué se usarán los fondos a priori y justificarlos a posteriori. También hay que tener capacidad para sufragar una parte de las inversiones.
4. Hay que desarrollar una estrategia y no presentarse a todas las ayudas, sino a aquellas para las que se disponga de la viabilidad técnica y financiera y sean rentables para la empresa.
5. Ser capaces de construir y de hacer una presentación de la propuesta clara, en la que no sólo se explique nuestra idea, sino el conocimiento de la competencia, del mercado, etcétera.
6. Es conveniente difundir nuestro proyecto y empresas en instituciones como cámaras de comercio, redes internacionales, universidades o webs de la Comisión Europea.
Direcciones de interés
· Comisión Europea:  http://ec.europa.eu
· Información de todas las ayudas de las instituciones europeas:  www.access2finance.eu
· Banco Europeo de Inversiones:  www.eib.org
· Erasmus Jóvenes Emprendedores:  www.erasmus.entrepreneurs.eu
Fuente: Expansión

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada