viernes, 27 de abril de 2012

Randstad alerta del incremento del estrés en el puesto de trabajo en España


Cuatro de cada diez trabajadores reconoce que el trabajo afecta directamente a su salud, según una encuesta realizada entre 1.600 personas por la empresa de Recursos Humanos Randstad, con motivo de la celebración mañana sábado 28 de abril del Día de la Seguridad y la Salud en el Trabajo.
La incidencia del trabajo en la salud ha aumentado 10 puntos porcentuales respecto al año pasado, lo que indica un aumento en la preocupación de los trabajadores ante su empleo. Estos datos van en línea con los últimos publicados por la Agencia Europea para la Seguridad y la Salud en el Trabajo, que señalaban que el 47% de españoles creían que el estrés aumentaría en los próximos cinco años.
Y es que en los últimos años están apareciendo en el mercado nuevos riesgos psicosociales, relacionados con el modo en que se diseña, organiza y gestiona el trabajo, pero también con la situación y el contexto económico donde se desarrolla dicho trabajo. Es decir, la coyuntura actual puede provocar un aumento del nivel de estrés en los trabajadores, lo que puede llevar a un grave deterioro de la salud mental y física.
Pero, ¿se puede decir si un puesto de trabajo es estresante de por sí? Según Fátima del Hoyo, responsable de Prevención de Riesgos Laborales en Randstad, no tiene por qué. “No podemos hablar de sectores ni puestos más estresantes, depende de cómo cada trabajador viva la situación y de qué medidas tome la empresa en prevención de riesgos. Con carácter general los estresores existen en todos los puestos de trabajo y depende de los recursos que los trabajadores tengan a su disposición que se convierta en un problema para la salud o no”.
La seguridad laboral no solo es un aspecto fundamental para las empresas, también para los trabajadores. Un 76% reconoce que es necesaria la implantación de buenas prácticas de seguridad y salud para ser más competitivos. Este factor aumenta su importancia con el aumento de la edad de jubilación, ya que una buena gestión de las condiciones de trabajo es fundamental para facilitar que las personas prolonguen su edad de retiro.
Las políticas de prevención, claves en el negocio de la empresa
Randstad recomienda trabajar para reducir la incidencia del estrés en sus empleados. El objetivo es facilitar herramientas tanto a los trabajadores como a los directivos para minimizar la incidencia de los factores de estrés en los equipos. En concreto, se recomienda:
·        Ayudar a definir claramente los roles de cada puesto en la organización.
·        Contar con planes de formación individualizados y dirigidos al desarrollo de las habilidades necesarias para el trabajo.
·        Poner en marcha programas de promoción de la salud orientados a mantener adecuadamente informados a los trabajadores y a facilitarles hábitos de vida saludables que mejoren la respuesta fisiológica a los agentes estresores.
·        Informar a los trabajadores sobre los riesgos de su puesto de trabajo.
Respecto a este último punto, dos de cada tres trabajadores se considera informado sobre los riesgos de su empresa. Esta cifra se incrementa en las empresas de mayor tamaño, que suelen contar con departamentos específicos de prevención de riesgos, y disminuye en las compañías de menor plantilla. Una de las ventajas que aporta Randstad al mercado es que rompe esta polaridad entre grandes y pequeñas compañías, puesto que informa a los trabajadores sobre los riesgos de su puesto y les ofrece la formación pertinente, independientemente del tamaño de la compañía.
El trabajador también es responsable de su salud
Por su parte, el propio profesional también puede trabajar para reducir sus niveles de estrés. “Cada profesional vive este tipo de situaciones de manera diferente, pero en cualquier caso es recomendable mantener una actitud positiva. También es conveniente que el trabajador lleve una vida saludable y que sus niveles de auto exigencia sean objetivos. Otro hecho importante tiene que ver con los momentos difíciles, ya que tienen que intentar apoyarse tanto en sus superiores como en sus compañeros. Estas pautas ayudan a que las situaciones de estrés no se dilaten en el tiempo y por lo tanto, no afecten a su salud”, indica Del Hoyo.
La encuesta elaborada por Randstad para analizar la relación entre trabajo y salud también presenta una división en función del género. Las mujeres (43,9%) admiten con mayor vehemencia que los hombres (36,7%) el hecho de que el trabajo afecte directamente a su vida personal. Por otro lado, los trabajadores más veteranos y que se encuentran por lo tanto más cerca de la edad de jubilación (47,79%) son los más preocupados por el hecho de que el trabajo suponga una carga para su estado de salud.
Tal y como se puede observar, la prevención de riesgos laborales se ha convertido en un elemento decisivo para la consecución de los objetivos de cada compañía. De hecho, “Randstad, empresa comprometida con esta política y con el bienestar de sus profesionales, promueve cada año más de 350.000 horas de formación en esta materia a cerca de 100.000 personas”, concluye Fátima del Hoyo.
Fuente: RRHH Press

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada