lunes, 22 de abril de 2013

¿Es Twitter eficaz para encontrar un trabajo?

La búsqueda de nuevas soluciones –originales, eficaces y alejadas de las fórmulas tradicionales– es ya una constante entre quienes exploran diariamente un puesto sin encontrarlo. Entre los nuevos modelos hay quien habla del 'currículo en 140 caracteres' para destacar las virtudes del microblogging en el rastreo laboral. ¿Es una alternativa más? ¿O quizá la definitiva?

Algo debe estar cambiando cuando The Wall Street Journal ha llegado a decir que "Twitter se ha convertido en una nueva bolsa de trabajo. Es el nuevo currículo". Según el diario financiero, los portales de empleo tradicionales y el recurso al currículo resultan cada vez más ineficaces, y por eso los reclutadores tienden a soluciones como el uso de esta red social para poner en ella ofertas de trabajo, buscar candidatos e investigar perfiles que puedan resultar interesantes.
Los cambios en el mercado laboral llevan a que las habilidades de muchos candidatos para acceder a un empleo queden obsoletas, y a que cada vez más compañías exijan nuevas capacidades que no suelen tener fácil respuesta. También cambian las fórmulas y modelos de búsqueda de empleo.
La clave es hacer las cosas de manera muy diferente a como siempre se han hecho; no pensar tanto en el currículo, en los portales de empleo o en los anuncios clasificados...
“En España, la red de ‘microblogging’ es aún un microcosmos que importa más bien poco a mucha gente”
Por ejemplo, cada vez más empleadores –que aseguran que mucha gente no sabe buscar trabajo– desconfían de las entrevistas como medio eficaz para reclutar a los profesionales que necesitan.
Tampoco los anuncios de toda la vida parecen tener sentido frente a las nuevas exigencias y a una manera de reclutar diferente. Además hay que tener en cuenta que cada vez más ofertas no se publican o ya están asignadas antes de que comience el proceso de selección. Esto nos lleva a hablar de un mercado de trabajo oculto en el que el networking se convierte en la manera más efectiva de encontrar los puestos no publicitados.
“Parece evidente que las reglas para reclutar en Twitter aún no están demasiado claras”
Otras fórmulas
Surgen nuevos modelos de captación y reclutamiento que incluyen fórmulas que van desde las entrevistas por Skype hasta la idea de que será necesario tener en cuenta nuestra vida en las redes sociales. Tanto es así que hay quien piensa que el valor de nuestros siete últimos años de actividad en estas redes será tan importante o más que nuestro currículo.
Algunos sistemas proponen combinar el speed dating relacionado con la búsqueda de pareja, el discurso del ascensor propio de los emprendedores y el modelo de selección de concursos de talento tipo American Idol.
“Una oferta diferenciada siempre es más atractiva y supone más reclutamiento”
Compañías como Union Square Ventures –que ha invertido en Twitter, Foursquare o Zynga– han decidido que aquellos que quieran trabajar en su organización deberán presentar, en vez de currículos, una muestra real de su presencia en la red (Twitter, Tumblr o blogs), además de vídeos breves que demuestren su interés en la posición concreta.
En este escenario en el que predomina hacer las cosas de manera diferente el WSJ ha bautizado la red de microblogging como "el CV en 140 caracteres".
Parece evidente que las reglas para reclutar en Twitter aún no están demasiado claras. Surgen dudas acerca de si los tuiteros que buscan empleo sólo pueden escribir sobre cuestiones profesionales; si se pueden admitir los temas personales; o qué tipo de respuestas deben dar los reclutadores a las conversaciones que inician los candidatos.
El futuro de estos nuevos modelos de reclutamiento social puede implicar incluso la utilización de aplicaciones que usan la geolocalización y que permiten a los empleadores localizar a los candidatos que estén próximos. No es una quimera. Independientemente de su utilidad real, compañías como la firma de publicidad GSD&M de Texas, en Estados Unidos, asegura haber hecho últimamente alguno de sus mejores fichajes gracias a la aplicación móvil Highlight.
Un mundo paralelo
Parece evidente que no se debe menospreciar el hecho de que el gran escaparate de las redes sociales y profesionales –que nos aportan un valor añadido y una marca personal y profesional– se haya convertido en una ventana indiscreta que habla de lo que somos, de lo que hacemos y sabemos. A nuestros perfiles en esas redes acuden cada vez más empresas para buscar candidatos y comprobar información sobre nosotros.
Recurrir a redes como Twitter puede tener sentido en un mercado laboral cambiante en el que parece claro que una oferta diferenciada siempre es más atractiva y supone más reclutamiento. Indica que el proyecto es distinto, y tiene que ver con el hecho de vender otra manera de captar y otro tipo de empresa.
Puesto que las ofertas de empleo deben responder a la búsqueda de profesionales que demuestren creatividad en la manera de obtener sus resultados y sean muy adaptables a las nuevas situaciones, es necesario hacer cosas nuevas, inventar productos o servicios, diversificar... Y esto requiere un perfil específico con características personales difíciles de medir, al ser factores subjetivos que pueden resultar etéreos.
Quienes pretenden utilizar Twitter para identificar perfiles adecuados deben tener en cuenta que el desarrollo que ha experimentado en número de usuarios todavía no permite asegurar que lo profesional pueda pesar más que lo social. En España, esta red es aún una especie de microcosmos que sigue importando más bien poco a mucha gente. Hay que recordar que demasiadas empresas –y directivos– aún no ven con buenos ojos el uso de las redes sociales en horario de oficina.
¿Está muerto el currículo en papel? ¿Es el fin de las entrevistas de trabajo? A pesar de las nuevas fórmulas, de la necesidad de hacer las cosas de manera radicalmente distinta, muchos reclutadores aún no dan por extinguido el recurso al currículo o a la entrevista. Tampoco aquí el papel va a desaparecer, y aún hay empleadores que prefieren ver a los candidatos presentarse con su historia laboral bajo el brazo. Como también hay quien considera que la entrevista de trabajo sigue siendo un instrumento preciso siempre que el candidato sea sincero, efectivo y ofrezca resultados, sin florituras en el currículo y en la experiencia que uno presenta. Y siempre que se tome en serio este encuentro con el reclutador.
Un ejemplo real de contratación por 'tuiteo'
El pasado mes de febrero, la compañía estadounidense de infraestructuras Enterasys se convirtió en un ejemplo real de organización que decide buscar a un profesional basándose exclusivamente en las redes sociales. El ejemplo, relatado por 'The Wall Street Journal' muestra cómo la compañía decidió ofertar el puesto sólo a base de tweets. Únicamente aceptaba candidatos que tuitearan su posible interés por el empleo utilizando el hashtag #socialCV. Enterasys logró una respuesta de más de un millar de seguidores, hasta llegar a 15 finalistas.
Estos son algunos consejos reales para aquellos que quieran fiar a Twitter sus posibilidades de encontrar empleo:
* Sigue a las compañías y, en la medida de lo posible, a las personas responsables de contratación o recursos humanos con las que te gustaría trabajar. Retuitea y conversa con esos responsables de las empresas y también con empleados.
* Aquí ya no vale esconder tu situación: utiliza tu perfil para dejar muy claro que estás buscando empleo. Ese es tu empleo principal hasta que lo encuentres.
* Procura que todo lo que dices y lo que muestras en una red social como Twitter no sólo parezca sino que sea muy profesional (tus opiniones, enlaces y fotos).
* Crea un 'currículo' de 140 caracteres que incluya una introducción concisa que describa tus habilidades, en qué estás interesado y cómo se puede obtener más información acerca de ti. No está de más que acompañes todo esto con un enlace a un vídeo personal, también muy breve.
* Sé auténtico. No debes avergonzarte de tuitear con tus amigos y seguidores sobre cuestiones personales. Pero procura que tus tuits sean correctos. Y no debes mostrarte ofendido si algún directivo de la compañía a la que te diriges no responde a tus tuits.
Fuente: Expansión

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada