lunes, 22 de abril de 2013

"Nuestro sistema educativo no señala bien el camino del empleo"

Acomete una de las asignaturas pendientes del país: adecuar el sistema educativo a las necesidades laborales para resolver el abandono y el desempleo juvenil.

Licenciada en Biología, doctora por la Universidad de Cambridge y PDG por el IESE, ha sido docente, científica, directiva del CSIC y directora del Museo Nacional de Ciencias Naturales. Ahora, Montserrat Gomendio acomete uno de los mayores retos de su carrera desde la Secretaría de Estado de Educación, FP y Universidades: volver a reformar un sistema educativo puesto en cuestión permanentemente por las altas tasas de abandono y de desempleo juvenil. La Formación Profesional parece ser la estrella de la legislatura.
¿Cómo harán más atractiva la Formación Profesional (FP)?
En nuestro sistema, a diferencia de otros países con una tasa de empleo juvenil más alta, la mayoría de los estudiantes elige el Bachillerato para luego ir a la Universidad. Una parte de la reforma, que es mucho más amplia, es la FP dual, para hacerla más atractiva y prestigiarla. Se trata de un nuevo tipo de formación en la que el estudiante pasa una mayor proporción del tiempo en la empresa. Por lo tanto, tiene la capacidad de conocer el entorno laboral en el que pretende integrarse en el futuro, y las compañías tienen la posibilidad de participar más directamente en la formación del alumno y conocer sus aptitudes y poder ofertarles la opción de integrarse en la empresa para iniciar en ella su carrera profesional.
¿Cómo se articula la FP dual con las empresas?
Hemos optado por la estrategia de desarrollar normativamente una FP dual muy flexible, de forma que cada empresa decida dentro del abanico de posibilidades qué es lo que mejor se ajusta al tipo de formación que quieren dar y a sus necesidades. Se deja una horquilla para que el estudiante pase entre el 33% y el 75% del tiempo en la compañía y ésta puede decidir cómo se reparte ese tiempo: unas horas determinadas cada día o que se concentre en un periodo del año. Esa flexibilidad está dando muy buenos resultados en los proyectos piloto que se han puesto en marcha ya este año, con una notable respuesta, tanto de las comunidades autónomas como de las empresas y los alumnos. Hay 4.000 estudiantes participando y más de 500 empresas, y esperamos que crezca bastante en los próximos años. De muy distintos sectores: hostelería, de automóvil, turísticas, de todo tipo.
"La sociedad debe entender que la Formación Profesional es una vía mucho más directa al empleo"
¿Cómo se ajusta la oferta de estudios a las necesidades del mercado laboral en el nuevo modelo?
La Formación Profesional dual en sí misma ya es una solución a ese problema, que es real. Tanto empresas como alumnos se quejan del desajuste entre la oferta académica y lo que demanda el mercado. Porque para poder participar en ella precisamente lo que se necesita son empresas interesadas que oferten esas plazas, lo que supone un esfuerzo, ya que hay que tutorizar a los estudiantes, que al principio tienen un nivel más bajo de productividad, poner materiales a su disposición y en muchos casos financiar las becas-salario de los alumnos que en parte es aportada por la compañía.
¿Cómo queda la FP tradicional en este nuevo esquema?
No pretendemos que la dual sustituya a la tradicional, que también va a experimentar cambios muy importantes de otro tipo en la reforma educativa. La FP dual crecerá hasta donde las empresas tengan interés y esperemos que crezca mucho, pero no se plantea como un modelo que sustituya al tradicional.
"Los países con más alumnos de FP tienen menores tasas de abandono educativo y más empleo juvenil"
Los expertos señalan la importancia del prestigio social de la FP para que crezca el número de estudiantes. ¿Se puede mejorar?
Uno de pilares fundamentales de la reforma es hacer más atractiva la FP en su conjunto. Porque uno de los objetivos principales es disminuir la tasa de abandono temprano, que es muy alta, del 25% prácticamente. Uno de cada cuatro quedan excluidos sin obtener muchos de ellos siquiera la titulación de la ESO.
Se ha comprobado en otros los países que los que consiguen atraer una mayor proporción de estudiantes a la FP tienen una tasa de abandono educativo mucho menor y una tasa de empleo juvenil mucho más alta. Lo importante es que se comprenda que la FP es un camino mucho más directo a un empleo, mensaje particularmente importante en una crisis como la que vivimos. En países como Alemania, Suiza o Austria, con mucha mayor proporción de alumnos de FP, hay menos abandono educativo y más empleo juvenil porque es una vía mucho más directa a un empleo.
¿Cuáles son esas medidas?
La FP básica pasa a tener dos años obligatorios para que un mayor número de alumnos continúe en el grado medio. Ahora el segundo curso es voluntario y la mayoría no lo hace, por lo que ahí finalizan sus estudios. Se quedan con un nivel de formación limitado que sólo les permite acceder a empleos de baja cualificación. A su vez, ahora la FP de grado medio es finalista y la mayor parte no sigue en la de grado superior, que recibe principalmente alumnos de Bachillerato. Queremos que sigan hasta la FP superior, con asignaturas instrumentales y muy aplicadas. La Formación Profesional superior no adolece de la falta de prestigio de los ciclos anteriores. De hecho, el porcentaje de estudiantes ha ido en aumento. Incluso, se da el fenómeno curioso de que muchos de los que se titulan en la Universidad y tienen dificultades para acceder a un empleo, van a la FP superior.
En algunas autonomías el 10% de los alumnos de FP superior procede de grados universitarios. No estamos señalizando bien cuáles son las trayectorias que conducen al empleo. Es una deficiencia del sistema educativo porque los estudiantes no lo saben cuando eligen estudios. Parte de la reforma va encaminada a señalizar bien las alternativas en los momentos cruciales. Por eso, cuarto curso de la ESO se convertirá en una iniciación a FP o Bachillerato pero con un bloque importante de asignaturas comunes para que, si cambian de opinión, puedan rectificar. Debemos informarles de lo que supone la decisión, de los niveles de empleabilidad y de la carrera profesional de cada rama o especialidad. Ahora se les orienta según su rendimiento.
Una cadena de reformas
Se dice que la creación debe sacar al mercado laboral de su apatía pero España nunca ha sido calificada como un país con un gran espíritu emprendedor. Para promoverlo, es necesario inculcarlo desde la escuela, por lo que Montserrat Gomendio, secretaria de Estado de Educación, FP y Universidades, anuncia que se incluirán asignaturas para fomentarlo en el sistema educativo. A nivel más básico desde Primaria y de forma más específica desde Secundaria. Estas novedades están incluidas en la propuesta de reforma educativa, bautizada como Ley Orgánica para la Mejora de la Calidad Educativa (Lomce) presentada ya al Consejo de Estado. También se está abordando un Estatuto del Docente en el que se abordará el sistema de selección del profesorado, porque su nivel de preparación es el factor más determinante de la calidad de un sistema educativo, según Gomendio, y se revisarán las actuales carreras de Magisterio. La reforma universitaria va para largo. Acaba de iniciarse el debate con rectores, autonomías y sindicatos sobre las recomendaciones del comité de expertos que creó el Ministerio para ese fin.
Fuente: Expansión

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada