lunes, 18 de febrero de 2013

Qué hacer y qué evitar en las preguntas habituales de una entrevista de trabajo

Aunque cada entrevista de trabajo es un mundo y las preguntas dependen en gran parte de la persona encargada del proceso, del puesto al que vamos a optar y a otras circunstancias, hay preguntas que se han convertido en todo un clásico. A pesar de ello, muchas veces no sabemos cómo responderlas. Sin embargo, el portal de empleo Career Builder ha publicado una serie de recomendaciones sobre qué hacer y no hacer ante alguna de las más habituales.

Ya os explicamos en su momento las principales pautas que debéis seguir ante una entrevista de trabajo, como podéis ver en la portada, pero ahora ahondamos en alguna de las preguntas habituales.
"¿Puedes contarnos un poco sobre ti mismo?"
Hacer: Prepárate para esta popular pregunta, que es a menudo la primera que hacen, desarrollando un resumen incisivo de tu carrera. Tu respuesta debe ser breve pero incluir suficientes detalles acerca de tus habilidades pertinentes, experiencia laboral, logros y metas, algo que el director de recursos humanos pueda ver rápidamente lo que traes a la mesa.
Qué no hacer: Evita darle toda la historia de tu vida, hablar de actividades de ocio o describir aspectos de tu experiencia profesional que no están en relación con la posición que estás solicitando.
"¿Por qué quieres unirte a nuestra empresa?"
Hacer: Entra en la entrevista con previos conocimientos de la empresa. Lee el sitio web de la compañía, materiales de marketing y de comunicación, historias relevantes que te hagan tener una buena comprensión de su misión, historia, reputación y cultura corporativa. Cuanta más información obtengas, serás más específico en definir por qué eres excelente para laborar con ellos.
Qué no hacer: No des una respuesta en contexto de tus necesidades financieras. Decir "he oído que proporcionan buenos salarios y beneficios" o "Francamente, necesito un trabajo" no te darán ningún punto.
"¿Cuál es tu mayor debilidad?"
Hacer: Ver esto como una oportunidad para demostrar tu auto-conciencia, la sinceridad y la forma en la que puedes solucionar problemas. Menciona un área donde hayas mejorado y pon de relieve los pasos que tomaste para hacerlo.
Aquí un ejemplo: "En el pasado, solía extender mucho las cosas que hacía. Pero luego de leer libros de administración del tiempo he mejorado. Ahora hago una lista con las tareas prioritarias, he aprendido a delegar actividades y me ofrezco como voluntario para proyectos adicionales sólo cuando estoy al día con las cosas que debo hacer".
Qué no hacer: Decir un defecto evidentemente falso ("Me importa mucho mi trabajo") o pretender ser perfecto ("Puntos débiles, no hay alguno que me venga a la mente"). Y, por supuesto, no seas tu peor crítico citando numerosas deficiencias.
"¿Dónde te ves en cinco años?"
Hacer: Posiciónate en una realidad ambiciosa pero flexible. Una forma de hacerlo es hablar de tu deseo de tener continuamente más responsabilidades y crecer profesionalmente sin importar cuál es el papel al que está asignado. También puedes hacer hincapié en tu compromiso con el aprendizaje permanente, mencionando tu interés en la consecución de certificaciones avanzadas de la industria.
Qué no hacer: Centrarse en un objetivo demasiado alto. Por ejemplo, proclamando con valentía que tienes la intención de ser director financiero de la firma cuando por ahora eres un candidato a un nivel básico de contabilidad, esa no es una aspiración de cinco años objetiva. Además, mantente alejado de contarle tus fantasías ("Voy a contar mis ganancias de la lotería en una playa hawaiana").
"¿Por qué buscas salir de tu empleo actual?"
Hacer: El entrevistador está tratando de averiguar si realmente quieres el puesto, o si estás buscando alguna forma de salir de un mal trabajo. Por lo tanto, reitera lo que te gusta acerca de la función que estás buscando en lugar de quejarte sobre tu actual puesto. Deja claro que estás persiguiendo una gran oportunidad, no huir de una situación desagradable.
Qué no hacer: Hablar mal de tu empleador actual. Independientemente de lo infeliz que eres con tu trabajo o empresa, nunca te muestres amargado o resentido en una entrevista. Directores de recursos humanos buscan candidatos que son leales, positivo de mente y bien orientados. Ellos no están dispuestos a contratar a personas que perciban como posibles dolores de cabeza.
Si un entrevistador te lanza una pregunta complicada, mantén contacto visual, respira profundamente y haz una pausa para considerar tu respuesta. Muchos de tus competidores pueden ponerse nerviosos fácilmente, distínguete por mantener la calma en un momento de tensión.
Fuente: Portalparados

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada