lunes, 18 de marzo de 2013

Tu pasaporte para un empleo en el extranjero

Cada país tiene unas exigencias de entrada que hay que cumplir antes de emigrar por cuestiones laborales. Visados, permiso de trabajo e, incluso en algunas regiones, certificados médicos y penales son indispensables para emplearse en el extranjero.

Alemania, Bélgica y Gran Bretaña necesitan médicos y enfermeros españoles; Suiza busca electricistas, soldadores y mecánicos;Canadá y Nueva Zelanda requieren profesionales para el sector de la construcción y oficios; Chile, Perú y Argentina están reclutando mano de obra cualificada en infraestructuras; Brasil, Colombia y México son tres de los destinos más solicitados por los expatriados españoles y en Irlanda están contratando ingenieros informáticos. Éstos son sólo algunos de los destinos que demandan talento nacional. Algunos perfiles cualificados nacionales están altamente valorados fuera de nuestras fronteras. Si a esto se une la falta de oportunidades que ahora sufre el mercado de trabajo español, el resultado es que cada vez son más los que hacen sus maletas para buscar un futuro profesional con mejores perspectivas. Sin embargo, antes de coger el avión hay que tener preparado todo el papeleo:
Unión Europea. En los países de la UE no hacen falta ni visados ni permisos de trabajo. Sin embargo, algunos de sus estados miembros, como Alemania y Francia, piden el dominio de su idioma oficial además del inglés, que es indispensable.
Aunque sea fácil entrar en estos países, a veces no es tan sencillo quedarse. Un ejemplo es lo que hace Reino Unido, donde existen las llamadas Umbrella Companies, o empresas paraguas, que te contratan antes de que comiences a trabajar para la organización que demanda tus servicios y, de esta manera, verifican si sirves o no. Es una forma de poner a prueba al candidato.
Latinoamérica. Este continente se ha convertido en uno de los destinos más atractivos para los profesionales españoles. El idioma y las oportunidades de desarrollo de carrera son dos de los aspectos más valorados para los que están pensando poner tierra de por medio e iniciar una aventura profesional fuera. Sin embargo, hay que saber que en Brasil, uno de los países con mejores perspectivas para los ingenieros en los sectores de la construcción, la industria minera y la petroquímica, conseguir el visado puede tardar entre seis y siete meses aunque cuentes con permiso de trabajo. El motivo, asegura Miguel Ángel Navarro, director general de Cátenon, es que "como todo país proteccionista quiere fomentar el empleo interno". Katia Titton, responsable del departamento de international mobility de Adecco, explica que las empresas brasileñas tienen que demostrar que no pueden cubrir sus vacantes con nacionales antes de contratar a extranjeros.
Chile exige visado de residencia o el permiso especial de trabajo para extranjeros con visa en trámite. Además, para trabajar en este país es necesario que la empresa tenga domicilio legal allí y que el contrato de trabajo esté firmado en Chile ante notario por el empleador y el trabajador o quien lo represente. Los perfiles técnicos especializados deberán acreditar su título. Asimismo, aquél que elija este país para fomentar su carrera deberá acreditar que las actividades desarrolladas no son consideradas como peligrosas o atentatorias para la seguridad nacional. Si existiese alguna duda con respecto a lo anterior, se solicitará al Ministerio de Defensa Nacional un informe al respecto. El profesional extranjero debe contar, asimismo, con una serie de documentos considerados completamente imprescindibles: el finiquito del contrato anterior, el acta de comparecencia o constancia de la Inspección de Trabajo; y un nuevo contrato.
En Perú los trámites varían según la calidad con la que se emigre. Si vas como expatriado necesitas una carta de solvencia económica de la empresa a la que representas durante tu estancia en el país; carta de la compañía que te envía en la que se precise el motivo del viaje, los objetivos del mismo y el periodo en el que el trabajador estará allí. Además, hay que incluir una misiva de la organización peruana, en caso de que el viaje esté ligado a una contraparte nacional. El coste de este visado asciende a 27 euros.
Sin embargo, si el trabajador va motu proprio deberá solicitar la expedición del visado en las oficinas de la Dirección General de Migraciones y Naturalización (Digemin); y tener en cuenta los visados autorizados por la Dirección General de Migraciones del Ministerio de Interior, que puede recoger en un plazo de seis meses en el consulado, con un coste de 72 euros.
En Colombia, gracias a un acuerdo bilateral con España, sólo hay que pagar por el estudio de la visa y no por el visado. De cualquier modo, todas las visas requieren de un estudio previo y, en algunos casos, entrevista personal. Su aprobación suele tardar tres días, aunque si requiere autorización el plazo puede dilatarse hasta los diez días.
Amércia del Norte. Estados Unidos y Canadá se caracterizan por su proteccionismo, por lo que, al igual que en Brasil, dan prioridad a los candidatos locales. En Estados Unidos, como norma general, la Ley de Inmigración y Ciudadanía permite la entrada de extranjeros si son parientes de un ciudadano estadounidense o residente legal, o bien si están patrocinados por un empleador. Además, el programa de diversificación de visados otorga anualmente un cierto número de visados de residente permanente. No obstante, José Manuel Mas, director general de Experis en España, recuerda que éste es uno de los países con más trámites burocráticos para conseguir el permiso de trabajo.
En Canadá suele haber problemas con la homologación del título. Así lo advierte Titton, quien recuerda que una de las mejores fuentes de información para tal fin son las embajadas. En este país, además, se solicitan reconocimientos médicos bastante exhaustivos, "desde análisis de sangre completos hasta radiografías torácicas", comenta. Y eso que, como indica Miguel Mercado, director de división de Randstad Professional, "Canadá va a necesitar muchos ingenieros de obra civil".
Asia y Oceanía. Estos dos continentes todavía son complicados para poder entrar. Navarro recuerda que allí también puede haber problemas con la homologación de títulos, "pero hay asociaciones que los certifican para validarlos en otros países".
En Australia y Nueva Zelanda también exigen exámenes médicos detallados. Además, el director general de Cátenon advierte de que en estas zonas prefieren contratar a anglosajones, por lo que suelen poner más trabas a los españoles.
En China necesitas sacarte el visado Z que implica pasaporte electrónico con vigencia de más de seis meses, autorización de trabajo emitido por el Ministerio de Recursos Humanos y Seguridad Social u otras entidades públicas autorizadas. Además, hay que incluir un reconocimiento médico reciente, entre otros documentos.
En India sólo se concede el visado a profesionales altamente cualificados requeridos por una empresa local. Esta carta de entrada nunca se aprueba para empleos en los que haya candidatos del país o para trabajos de oficina o rutinarios. El salario mínimo nunca puede ser menor de 25.000 dólares (19.300 euros).
¿Qué piden las empresas?
1. En el caso de las ingenierías del sector de la construcción, industria minera y petroquímica, buscan profesionales que destaquen por su planificación, capacidad de análisis, predisposición al trabajo en equipo y orientación al logro.
2. Las compañías que demandan especialistas en el ámbito de la salud piden flexibilidad, compromiso, motivación y trabajo en equipo.
3. La integridad, la capacidad de análisis y la orientación a resultados son los requisitos fundamentales para la contratación de empleados de las firmas del sector financiero.
4. Las empresas que buscan profesionales en el área de las ventas y el márketing valoran el liderazgo como una competencia estratégica para su compañía. Las firmas de países como Reino Unido, Chile y Colombia también solicitan perfiles con orientación a resultados, que atesoren capacidad de negociación, compromiso, motivación y trabajo en equipo.
5. El sector de las TIC busca trabajadores que destaquen por su perfil tecnológico, además de su capacidad de análisis y una buena planificación.
Fuente: Expansión

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada