domingo, 20 de noviembre de 2011

Consejos básicos antes de una entrevista de trabajo


Cuando ya lo dabas por imposible, llegó esa llamada de teléfono que estabas esperando. Después de transcurridas un par de semanas desde que les enviaste tu curriculum, finalmente se han puesto en contacto contigo para citarte a una entrevista personal.
Ya has superado la primera fase, en mi opinión la más complicada. Entre cientos de curriculums, han elegido el tuyo y quieren verte personalmente. No debes desperdiciar esta oportunidad.
Siempre he escuchado la historia del deportista que, ante una prueba eliminatoria, se prepara a conciencia durante mucho tiempo. Para ti, esa entrevista de trabajo es toda una final. Es el momento clave en el que se decide si continúas en el proceso o te quedas fuera. ¿No crees que merece la pena dedicar tiempo para prepararte?
A lo largo de mi vida, he conocido muchas personas con una gran capacidad dialéctica, personas con una proverbial capacidad de improvisación. Y, no cabe duda, es una habilidad muy interesante para muchos aspectos de nuestra vida.
Pero ante una entrevista de trabajo, ese comportamiento es muy arriesgado y muy poco profesional. Por mi experiencia como entrevistador, no hay nada más decepcionante que ver a un candidato que no se ha preparado adecuadamente su entrevista.
Como primer consejo, diría que es fundamental recopilar, antes de la entrevista, la mayor cantidad de información posible sobre la empresa. Hoy contamos con Internet como herramienta idónea para ello…
Esta información junto con el auto-análisis que hemos trabajado, nos dará seguridad y tranquilidad, y sabremos que vamos preparados para afrontar cualquier tipo de situación que pueda plantearse durante el desarrollo de la entrevista, sin tener que soportar incómodos silencios.
Puede parecer algo muy evidente, pero debemos tener muy claro el lugar de la cita y la hora.
Si por cualquier motivo, somos conscientes de que no llegaremos a la hora acordada, debemos llamar rápidamente a la empresa para comunicar nuestro retraso y comentar lo sucedido. Es mucho mejor esta situación, que tener a nuestro entrevistador esperando a que aparezcamos por la puerta sin tener conocimiento de nuestra demora.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada