domingo, 20 de noviembre de 2011

La cantera de futuros directivos


Joven recién licenciado en una titulación de orientación financiera, con un posgrado y con dominio de idiomas es el perfil clave para Banco Popular. La entidad ha puesto en marcha un plan para captar estos profesionales y formarlos para ocupar áreas estratégicas de la entidad”.
En esta era de la búsqueda de los mejores profesionales, Banco Popular ha puesto en marcha el programa Impulsando Talento. Se trata de un plan de selección, atracción y vinculación de los mejores, enfocado a formar a una cantera de futuros directivos de áreas especializadas, que se identifiquen y vinculen tanto con este proyecto, como con los valores corporativos. En concreto, esta iniciativa da respuesta a esa necesidad de captar talento.
¿Dónde encontrarlo? "El perfil buscado es el de joven recién licenciado o posgraduado, sin una experiencia laboral significativa y con un nivel de idiomas avanzado, pero con una trayectoria académica diferenciada, y con talento necesario para desarrollar su carrera profesional en cohesión con la estrategia del grupo", explica Elena Pérez, directora de selección de personas. Licenciados en Económicas o ADE, o con un posgrado de orientación financiera, con un alto dominio de inglés y de otro idioma pueden optar a participar en un proceso de selección exigente creado en exclusiva para este programa. "La finalidad de este paso es identificar un perfil exclusivo y necesario para alcanzar los objetivos del plan", añade Pérez.
La identificación de los profesionales se hace a través de un proceso de selección con un alto nivel de exigencia
En el año de vida de Impulsando Talento se han recibido más de 500 candidaturas, de las que se han preseleccionado cerca de 100. De ellas, 60 candidatos han acudido a los procesos de selección, y 14 han sido finalmente los elegidos en la primera promoción. Una vez incorporados, los integrantes del proyecto reciben formación durante dos años. "Este plan incluye la rotación por cuatro áreas del banco –red comercial, unidades técnicas, riesgos y unidades de negocio– para ofrecer al participante una visión global del negocio, y la capacitación necesaria para asumir responsabilidades una vez terminada su formación", expone la directora de selección de personal.
Durante los dos años, un tutor y un mentor acompañan a los candidatos para facilitar su proceso de adaptación, integración y aprendizaje. "Estas figuras también realizan una evaluación de los participantes para, una vez terminado el proceso, determinar en qué área desarrollará su labor profesional, y conocer si el nivel de exigencia y de implicación que pide la entidad se cumple por parte de cada candidato", apunta Olga García, responsable de gestión de personas de servicios centrales.
Estos mentores son elegidos entre el colectivo del Programa de Desarrollo de Directivos del banco, y los tutores son profesionales de recursos humanos.
Obstáculos
La entidad consideró que la adaptación de los jóvenes talentos iba a ser una de las principales trabas en la puesta en marcha del programa. Los participantes desarrollan su labor durante seis meses en una sucursal, y pasado el tiempo se trasladan a otra área. En ese periodo tienen que trabajar con otros colaboradores, e incluso con nuevas incorporaciones que no han sido reclutadas a través de Impulsando Talento. Esto podría suponer, a priori, un problema de integración.
Sin embargo, la identificación de los participantes ha sido el mayor obstáculo. "Dar con unos perfiles tan específicos no es tarea fácil: los procesos están formados por seis personas, de los que salen elegidas dos", concluye Pérez.
Fuente: Expansión

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada