miércoles, 9 de noviembre de 2011

Recupere la vocación tras el despido


Perder el empleo es un mal trago por el que nadie quiere pasar. Pero, como no hay mal que por bien no venga, el despido puede plantear una puerta hacía el verdadero camino laboral al que se aspira. Retomar la vocación profesional puede ser un buen comienzo.
El 65% de los profesionales españoles reconoce que no está trabajando en algo directamente relacionado con su formación, según un estudio elaborado por Randstad. Pero como en estos tiempos tener un trabajo es tener un tesoro, pocos son los que se deciden a dar un giro a su vida laboral y embarcarse en una aventura profesional que tenga que ver con sus verdaderos intereses.
La cosa cambia cuando es la situación la que obliga a buscar nuevos retos. Y es que perder un empleo puede tomarse también como un punto de inflexión, como una oportunidad para un nuevo desarrollo profesional. Aunque no es fácil. Mucha gente que ha sido despedida se siente como un cangrejo ermitaño y se esconde dentro de su concha. Una reacción natural, pero que no lleva a ninguna solución. Y menos en el escenario económico actual, en el que muchos profesionales con talento están siendo despedidos.
Paso a paso
Uno de los primeros pasos que hay que dar para empezar una nueva vida laboral pasa por la confianza en uno mismo. Hacer un análisis para identificar cuáles son las habilidades y cuáles los defectos que nos definen y en qué tareas estamos mejor capacitados.
Si el objetivo marcado es reemprender la verdadera vocación, el aspirante debe ser completamente honesto consigo mismo y reconocer sus pros y contras, la formación con la que cuenta y la experiencia de la que dispone.
Por ello es imprescindible refrescar el currículo y la carta de presentación para comenzar su nueva etapa. Lo mejor, según Randstad, es realizar modelos distintos específicos para cada puesto al que se pretenda optar. En este momento, el reciclaje es un paso fundamental. Si lo que se pretende es dar un giro profesional, es imprescindible mejorar los conocimientos y adquirir aquellos que van a requerirse para el puesto al que se aspira.
La búsqueda de su nuevo futuro laboral no puede hacerse esperar. Los expertos recomiendan no dejar pasar más de dos semanas para ponerse manos a la obra e Internet es una de las mejores herramientas a nuestra disposición para tal fin”.
Una vez que se acceda a la entrevista, hay que saber seducir. Un proceso de selección es como una primera cita: hay que causar buena impresión, controlar la situación, intentar gustar al seleccionador y lanzar los mensajes convenientes y adaptados a las expectativas. Según el libro Consiga el trabajo que de verdad desea (Editorial Conecta), los primeros segundos son claves para dar una buena primera impresión. Por eso, el candidato siempre debe mostrar su mejor aspecto y mostrarse como una persona bien informada sobre la empresa en la que pretende entrar a formar parte. La página web de la compañía, asegura James Caan, autor del libro, ayuda bastante en este sentido. De esta manera, uno puede hacerse una idea del estilo que impera en esa organización.
Para encontrar el puesto deseado es necesario mover la red de contactos. Hoy día, las redes sociales y profesionales se antojan como grandes escaparates que muestran todas nuestras capacidades y pueden ponernos en contacto con empresas y empleadores.
Buscar trabajo es uno de los trabajos que requieren más esfuerzo.
Fuente: Expansión

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada